El bolsillo también se resiente

El bolsillo también se resiente

La encuestadoras revivieron y lanzaron cifras sobre aprobación de las autoridades locales durante sus primeros cien días. Ninguno salió bien librado. Unos tienen altos índices de desaprobación, otros menos, pero todos son el blanco del descontento del piurano que ve pasar el tiempo y los huecos en las pistas son más grandes, la basura se acumula, la inseguridad arrecia y la manoseada reconstrucción no se ve ni se siente en ningún bolsillo.

El hecho es que la reconstrucción y la inversión presupuestal de municipios provinciales, distritales y del Gore, no solo se transforman en cemento y asfalto, sino que mueven la economía regional. La baja ejecución presupuestal en estos primeros 100 días ya despertó preocupación en el MEF y la Autoridad para la Reconstrucción porque muchos proyectos no ven la luz y sin ello no se mueve ninguna economía.

El perjuicio para los piuranos no solo es quedarnos sin obras, sino mantener paralizada la economía regional. Sin obras, no hay trabajo, servicios, transporte y un largo etc., que propicia una mejora económica en las empresas, industria y el bolsillo de cualquier vendedor, trabajador o transportista.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.