El Aedes Aegypti vulnera los derechos

El Aedes Aegypti  vulnera los derechos

aurelia-zavala

Aurelia Zavala Palacios
Docente Principal Unp

Hasta ahora no he visto un manejo serio en el control de la pandemia del dengue. Las fumigaciones en algunos lugares de Piura se realizan en tres días consecutivos; en otros lugares, dejando un día. En mi barrio han fumigado cuatro veces: el 28 de abril la primera vez, el 2 de junio, 4 de junio y el 9 junio, nunca entregaron un cronograma por escrito a los moradores. Sé que esta semana han regresado para fumigar el colegio, pero no el excentro de Salud, que permanece cerrado ¿Esta será la forma correcta de fumigar?

Es importante que quienes realmente tienen una responsabilidad directa en el tema del dengue, entiendan que el fondo del asunto está más allá de la declaratoria de emergencia sanitaria, la visita de los miembros de la Organización Panamericana de la Salud y del ministro de Salud cuando hay signos de alarma, más allá de la responsabilidad de la población que poco o casi nada sabe de serotipos y mutaciones, más allá del miedo o no al dengue. El fondo y el origen está en las malas estrategias implantadas por los responsables.

Si el gobierno tomara en serio la defensa de la vida lo que le correspondería en este momento es hacer una evaluación de los responsables y de las estrategias.

Los responsables saben que es el Aedes Aegypti el que está matando a los piuranos y que los casos por confirmar están asociados a otras enfermedades cuya causa primaria no es el dengue.

No hay responsables directos de esas muertes porque son los zancudos asesinos los que están vulnerando los derechos humanos y es difícil procesarlos.

Por ello, es momento de tomar en serio la salud de la población, lo que se acerca no es un juego; comparar cifras con el vecino país no es la solución. Lo que debe hacerse, como mínimo, es sumar esfuerzos e informar de la gravedad del caso, y mostrar a la población que el Aedes Aegypti es más peligroso que un contingente militar disparando a diestra y siniestra.

COMPARTIR     Twittear Compartir