Educación sin una estrategia eficaz para contrarrestar el embarazo de estudiantes

Educación sin una estrategia eficaz para contrarrestar el embarazo de estudiantes

emb

Gerardo Cabrera

Las soluciones para prevenir los embarazos en las estudiantes necesitan una estrategia eficaz tanto desde los colegios como de los propios padres de familia, ya que incluso no hay cifras concretas que reflejen esta situación.

Para Pedro Periche, director regional de Educación (DREP), aún falta trabajar estrategias al respecto, como “asignar un sicólogo a un determinado grupo de colegios”, pese a que actualmente se ha contratado a ochenta y ocho especialistas destacados en cada colegio de la región con jornada completa. Explicó que existía un Proyecto de Atención y Formación en Valores, pero se eliminó porque no “daba resultados favorables; es decir, tenía poca incidencia a los alumnos desde la oficina de la DREP”.

“Falta presupuesto para contratar a más especialistas que traten los temas de prevención no solo de embarazos, sino de violación, agresión o tocamientos en las más de 3.500 escuelas que tiene el departamento”, señaló Periche.

El coordinador de Tutoría de la Dirección de Educación, Egulberto Calle, insistió en que efectivamente hay embarazos en los colegios, pero no se registran ni se informan para “evitar escándalos o por temor de las mismas estudiantes”, quienes se retiran voluntariamente de su centro de estudios.

En esa línea, el director de Educación informó que las zonas críticas ante el problema son Nueva Esperanza y El Indio.

“Sí hay colegios donde se expulsan a las alumnas embarazadas, pero se da porque los directores desconocen el marco normativo y social de los adolescentes”, advirtió Periche en referencia a las declaraciones de la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Paola Bustamante, sobre las 961 gestantes identificadas este año. No dio cifras concretas.

Egulberto Calle dijo al respecto que no se las debe expulsar ya que, según la ley, se les puede asignar tareas para la casa y asistencia coordinada “dándole todas las facilidades”. Añadió que también es una responsabilidad de los padres y los propios alumnos a cuidarse. “Los profesores deben monitorear constantemente a sus educandos”, finalizó.  

COMPARTIR     Twittear Compartir