Lo que necesitamos hacer este año

Pero requiere de que en el Congreso dejen de hacer tonterías y realmente legislen con seriedad,

Lo que necesitamos hacer este año
Foto: difusión
Tiempo de lectura: 2 minuto(s) aprox.
Hemos llegado a un nuevo año, pero los retos son, sustancialmente, los mismos. La profundización de la democracia, el desarrollo de nuestro sistema social no llegarán sin los respectivos ajustes económicos, político y en materia de seguridad. Se trata de una tríada sin la cual no es posible ni el reencuentro con la bonanza económica ni nuestra elevación como ciudadanos.
Para el economista Jorge González Izquierdo, necesitamos que las inversiones crezcan en un cuatro por ciento para salir de la recesión. Es una buena noticia y es una perspectiva concreta, pero requiere de que en el Congreso dejen de hacer tonterías y realmente legislen con seriedad, que se olviden de declarar de necesidad pública e interés nacional a los tallarines de Apurímac y se esfuercen en crear condiciones legales para que el dinero vuelva al país y se creen puestos de trabajo.
Que en vez de manipular el sistema electoral para permitir que cualquier advenedizo con medio partido -como Pedro Castillo- postule al mayor cargo, construyan un sistema responsable y que realmente refleje y legitime la decisión de la ciudadanía. El Congreso está petardeando la democracia, pero tal vez existe la posibilidad de mejora. La urgimos.
También necesitamos que Dina Boluarte y su premier-escudero Otárola dejen de perseguir periodistas y de acosar a la Procuraduría porque les pregunta cosas que no les gusta, y se dediquen a un verdadero reforzamiento de la dignidad y medios de las fuerzas policiales.
Crear guardianes de la vida y la integridad, no un remedo de mercenarios a los cuales sacar a las calles cada vez que hay una protesta. Lastimosamente, el actual gobierno, nacido en circunstancias traumáticas, no termina de comprender que disentir es legal -no así bloquear carreteras, secuestrar ambulancias y personas, o disparar contra las fuerzas del orden, o violar la propiedad-; protestar y decirle a la presidenta que se vaya no es motivo para el terruqueo ni para la eliminación jurídica y material de quienes hagan público su hartazgo. ¿Quieren paz e inversiones, riqueza y capitalismo popular? La calle ya tiene una hoja de ruta.
En suma, para este 2024 que acaba de comenzar necesitamos adelanto de elecciones, una limpieza institucional profunda y honradez, mucha honradez.
Síguenos:

Más en Editorial