Editorial: Indispensable moderación
septiembre 7, 2023
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Si bien el anuncio del aún candidato de Perú Libre de que -en un eventual gobierno suyo- mantendrá a Julio Velarde en el BCR ha calmado un poco a los inversionistas, todavía no es suficiente para asegurar la confianza indispensable que se necesita para volver a enrumbar al país.


Como era de esperarse, el ambiente de incertidumbre y riesgo generado por los días de polarización e inestabilidad política ha tenido un impacto directo en el tipo de cambio haciendo que tan pronto se confirmó la victoria de Castillo en base al conteo de la ONPE, el sol se deprecie aún más y el dólar alcance récords históricos de cotización de hasta S/3.98.

Y es que las promesas del candidato del lápiz de estatizar las principales actividades, prohibir las importaciones, traerse abajo la institucionalidad y además ser fiel a las ideas del procesado Vladimir Cerrón, aún están muy frescas en la mente de los mercados y de millones de peruanos. Aunque algunos analistas consideran que el discurso cada vez más moderado del profesor y el que le dé protagonismo a Pedro Franke, son señales de una posible ruptura con Cerrón; la indispensable tranquilidad para que el país vuelva a avanzar depende de cómo quede conformado el primer gabinete y de la claridad de sus anuncios (de Castillo) en materia económica.

La moderación es la actitud básica dada la gravedad de los daños causados por la política al país. Los expertos hablan de la salida de más de 7 mil millones de dólares del Perú por temor a un gobierno comunista, a pesar de que el virtual ganador de las Elecciones ha empezado a negarlo con insistencia. Lo cierto es que la inversión privada y extranjera se ha frenado, el retiro anticipado de fondos de las AFP o CTS también ayuda a incrementar la demanda de dólares impulsando así la cotización del tipo de cambio que -según los proyecciones, podría llegar en poco tiempo a récords de 4.10 o 4.15.

Insistimos, el anuncio de la ratificación de Velarde da bastante alivio, pero no es la cura milagrosa. Hacer que se normalice la inversión es un proceso que tomará tiempo, si realmente quiere que el país se recupere está obligado a demostrar consistencia en la aplicación de las políticas públicas, especialmente cuando las papas quemen. Será su gran prueba de fuego.

Más populares