Editorial: Hartazgo piurano ante lentitud en obras

La lentitud del Gobierno para ejecutar las obras de mitigación no siempre iba a encontrar la pasividad a la que parece haberse acostumbrado el Gobierno.

Editorial: Hartazgo piurano ante lentitud en obras
La lentitud del Gobierno para ejecutar las obras de mitigación no siempre iba a encontrar la pasividad a la que parece haberse acostumbrado el Gobierno.
Tiempo de lectura: 2 minuto(s) aprox.

Lo advertimos desde hace meses. La lentitud del Gobierno para ejecutar las obras de mitigación no siempre iba a encontrar la pasividad a la que parece haberse acostumbrado el Gobierno, que no se esperaba el bloqueo de la Av. Grau por parte de los vecinos de zonas vulnerables a inundación por lluvias en El Chilcal, quienes bloquearon la Av. Grau e ingresaron a la cámara de impulsión de agua de lluvia.

Mientras los voceros del Gobierno siempre están hablando de millones comprometidos y de buenas intenciones, la dura realidad es que, por ejemplo, en esta Cámara de Bombeo nada ha cambiado, aún no se instalan las cuatro nuevas electrobombas que ofreció el Ministerio de Vivienda desde agosto.

PUEDES LEER ► Municipalidad de Piura no recepcionará obra de Plaza de Armas y culpa a gestión anterior

Junto a su indignación, los manifestantes, que se enfrentaron a los trabajadores de la contratista y funcionarios del Ministerio de Vivienda, dejaron aflorar su temor a volver a sufrir la inundación de sus viviendas con las lluvias que llegarían en pocas semanas, y cuando aún no se recuperan de los estragos del ciclón “Yaku” y el Niño Costero.

Lo ocurrido en El Chilcal bien puede ser solo una de las muestras de hartazgo de los piuranos y que, probablemente, se vuelvan parte del paisaje piurano en las semanas que quedan antes de las lluvias. En tanto, los moradores de Ignacio Merino han viajado a Lima para pedir explicaciones al Ministerio de Vivienda.

Si bien no deja de ser entendible y válida la actitud de las familias, no deja de tratarse de una reacción tardía. Si la presión ciudadana hubiera empezado con anticipación, a lo mejor la situación sería diferente.

Pero ni el Estado ni los ciudadanos hicieron su trabajo. Y así, cuando el desastre empiece a causar estragos y todo se vuelva un caos, en el Ejecutivo dirán que la recesión económica y la crisis política les impidieron actuar a tiempo. Los ministros acusarán a los alcaldes y éstos al Ejecutivo, como ya lo vienen haciendo. El alcalde de Piura ha dicho que si el Ejecutivo no hace su trabajo, Piura se inundará; y el de Castilla, que el dinero llegó tarde y no queda tiempo para ejecutar obras de prevención.

VIDEO RECOMENDADO:

Síguenos:

Más en Editorial