Editorial: Esperanza en un futuro mejor

¿De qué vale alcanzar la máxima riqueza material si en ese afán se va destruyendo a la humanidad? Lamentablemente eso está pasando.

Editorial: Esperanza en un futuro mejor
Editorial: Esperanza en un futuro mejor
Tiempo de lectura: 2 minuto(s) aprox.
Sin duda que el 2023 ha sido un año complicado para el país. Los estragos de la pandemia, de la incertidumbre en la que nos sumió el gobierno de Pedro Castillo, las protestas contra el gobierno de Dina Boluarte nos pasaron la factura. A todo ello se sumó la crisis internacional. La guerra Ucrania Rusia y luego, Israel con la Franja de Gaza son temas que afectan a todo el mundo.
PUEDES LEER ► Piuranos siguen con resistencia a la vacuna contra la Covid-19

En medio de todo este caos, siempre hay la esperanza de un futuro mejor. El ser humano tiene la capacidad de reinventarse, de buscar mecanismos que lo lleven al desarrollo. Pero, más allá del desarrollo económico, lo que la humanidad busca el desarrollo de cada uno como ser humano. El crecimiento espiritual, en valores, en solidaridad, en empatía.

¿De qué vale alcanzar la máxima riqueza material si en ese afán se va destruyendo a la humanidad? Lamentablemente eso está pasando. El hombre va arrasando con su entorno, con los débiles, con las personas que de algún modo no le son útiles para sus fines, Por ello, vemos pueblos desplazados por la tala indiscriminada de sus bosques y por el avance de la minería ilegal. Estos pueblos sucumben a intereses de grupos económicos que no se detienen a pensar en el daño que le hacen a toda la humanidad.
Este año, también está marcado por la criminalidad. Las bandas organizadas han visto en la trata de personas un filón de ingresos económicos y no se detienen a pensar que cada persona que ponen en las calles para prostituirse es un ser humano, con sentimientos, con familia, con dignidad.
El sicariato es otra economía criminal que se mueve en nuestras ciudades y no se detiene ante nada y cada día tiñe de sangre las calles del país. Lamentablemente estamos inmersos en una ola de violencia criminal que nos impide realizar nuestras actividades con normalidad, pero aún así hay esperanza de que las cosas mejoren. Que esta Navidad nos traiga alegría y que Jesús nos muestre el camino para ir hacia un mundo mejor. Feliz Navidad.

VIDEO RECOMENDADO:

Síguenos:

Más en Editorial