Editorial: Cuidemos la selva ante el asedio del Congreso

Millones de peruanos y defensores del medioambiente no saben si llorar o indignarse ante tanto desastre salido desde el Congreso.

Editorial: Cuidemos la selva ante el asedio del Congreso
Millones de peruanos y defensores del medioambiente no saben si llorar o indignarse ante tanto desastre salido desde el Congreso.
Tiempo de lectura: 2 minuto(s) aprox.
No es posible tolerar tanta impunidad. Millones de peruanos y defensores del medioambiente no saben si llorar o indignarse ante tanto desastre salido desde el Congreso. Ayer se sacaron la careta y, con delictiva premeditación, el presidente del Congreso, Alejandro Soto, y su gran amigo Waldemar Cerrón aprovecharon la madrugada para mandar a publicar la polémica norma que modifica la Ley Forestal. Como venía por insistencia no necesitaron al Ejecutivo para su promulgación.

PUEDES LEER ► Piura: continúa la campaña de vacunación contra la COVID-19

No les importó violar el Reglamento del Congreso, pues habían dos reconsideraciones pendientes, las. que fueron borradas de la página del congreso.

¿Cuál es el apuro y la urgencia de salirse con su caprichosa norma que promovería la tala indiscriminada y deja en la indefensión a los defensores ambientales, pese a decenas de crímenes perpetrados por las mafias de la tala? Tal parece que la intención es dar carta libre a la legalización de terrenos deforestados ilegalmente, para favorecer los intereses sabe Dios de quién.
Si los peruanos no queremos que en nuestro país se desborde la criminalidad como en Ecuador, debemos hacer algo para defender, entre otros bienes, nuestra rica biodiversidad del asedio de malos congresistas que promueven normas nefastas para el país. De lo contrario, vamos hacia el misma hoguera que jaquea en estos momentos al país del norte.
Basta escuchar a los analistas políticos ecuatorianos para enterarse que allí todo empezó cuando las propias autoridades de anteriores Gobiernos empezaron a negociar con grupos criminales. Es duro decirlo, pero normas como la publicada ponen en tela de juicio la legitimidad de sus promotores, pues en cierta manera buscan favorecer a las mafias de la tala indiscriminada.
Lo que corresponde al haberse publicado ayer la modificación a la Ley de Flora y Fauna Silvestre (Ley 29763), que tendría un impacto negativo en nuestro país al promover la deforestación y la degradación de los bosques, es la de censurar al presidente del Congreso por firmar la autógrafa por insistencia, aún teniendo pleno conocimiento de la existencia de dos reconsideraciones ya admitidas.
Síguenos:

Más en Editorial