Castillo debe dar tranquilidad al país
septiembre 7, 2023
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Es importante que el presidente electo Pedro Castillo haya anunciado que respetará la Constitución Política vigente hasta que los ciudadanos peruanos decidan cambiarla vía referéndum. Sin embargo, dado el crucial momento que vive el país, hace falta que también les diga a los peruanos, qué pasará entonces con la recolección de firmas anunciada por el congresista de su bancada, Guillermo Bermejo.

Dar precisiones sobre ello calmaría mucho más al país y a los mercados, dado que pocos días antes ha sido pública la convocatoria al congreso nacional de Perú Libre, donde se acordaría precisamente todo lo contrario, ratificar los temas “irrenunciables” como la Asamblea Constituyente y nueva Constitución.

Realmente la proclamación de su victoria en las elecciones no era novedad: lo que la mayoría de peruanos, incluidos los que votaron por él, están esperando es que empiece a anunciar quiénes serán sus ministros, en especial los de Economía, Salud, Educación y premierato. Ya no hay excusas para continuar con el misterio, seguir manteniendo un innecesario silencio solo generaría más incertidumbre. No hay tiempo que perder con más enigmas.
La gravedad de los problemas que enfrenta el país en cuanto a la COVID-19 es preocupante porque ocupa el quinto lugar a nivel mundial en fallecimientos, según la BBC. Esto requiere toda la atención y dedicación del nuevo gobierno. Además de la lucha contra la pandemia, la nación tiene el reto de lograr la reactivación económica y recuperar el tiempo perdido en el sector educación.

Tal como lo hemos dicho desde hace unos días, con una inflación afectando los bolsillos de las grandes mayorías y luego que se han retirado más de 32 mil inversionistas de fondos mutuos ante la incertidumbre política, el tiempo es oro y al elegir su primer gabinete no se puede dar el lujo de hacer experimentos. Para conformarlo no puede estar supeditado a lo que dicte su partido. El Perú está primero.

Al recibir un país dividido, requiere de todos los sectores políticos, económicos y sociales, de manera que es urgente que deje atrás el tono sindicalista de su discurso y desde ya empiece a buscar el mayor consenso posible en aras de la gobernabilidad y de las urgentes soluciones que el país necesita. Ahora su adversario no es el fujimorismo, sino la pobreza, la pandemia y la inestabilidad.

Más populares