Editorial: un nuevo comienzo para el país

Editorial: un nuevo comienzo para el país

Ayer, mientras el presidente de la República disolvía el Congreso, en paralelo y como era de esperarse, la facción más radical del fujimorismo y sus aliados empezaron a hablar de vacancia presidencial aduciendo que es inconstitucional. Ya por la tarde, habían lanzado insultos y ataques y, una vez más de espaldas al pueblo peruano, se negaban a imaginar siquiera el tener que dejar el cargo, aduciendo una serie de razones legales.

Obsesionados por conservar el poder llegaron al extremo de cerrar “con tranca” la puerta del Congreso, con tal de impedir que el premier formalice el pedido de confianza. Tanta vehemencia les llevó incluso a suplantar a una congresista [María Elena Foronda], durante la votación de los nuevos integrantes del TC.

Tanta resistencia les llevó también a tildar de golpista al primer mandatario y a presentar una moción de vacancia. Todo ello, solo tendría una explicación: el temor a que se acabe el blindaje con las investigaciones del Caso Odebrecht que salpicarían a más de uno.

Pese a su negativa, y a las marchas a favor y en contra, lo que los peruanos esperamos es que la medida aplicada ayer marque el inicio de una nueva etapa de transición democrática, para el bienestar del país.

Con el cierre del Parlamento se busca sin duda una solución participativa a un problema que el país está arrastrando hace más de tres años: el obstruccionismo.

Lejos de caer en la anarquía, el 30 de setiembre, debe ser recordado como el fin a una etapa de entrampamiento político, que le impedían al Perú crecer al ritmo de sus capacidades y fortalezas.

COMPARTIR     Twittear Compartir