Editorial: Se debe reordenar la vacunación

Editorial: Se debe reordenar la vacunación

El caso no es solo que no haya demasiadas vacunas, sino que el proceso mismo es extremadamente lento y, de acuerdo al cálculo del presidente de Gremios de Salud de la Cámara de Comercio de Lima, Sandro Stapleton, recién en tres años se podría decir que la vacunación ha alcanzado un porcentaje importante.

Es necesario que el Gobierno dé a conocer el cronograma de vacunación antes del cambio de gestión, de tal manera que no se produzca una brecha que conduzca a una demora mayor.

La salud pública es, en este tiempo tan difícil, junto con la economía, la preocupación más grande de la ciudadanía. El nuevo Gobierno debe, obligatoriamente, ofrecernos un plan realista y que contemple el corto, mediano y largo plazo de todo el proceso, de tal modo que sea posible acelerar lo que deja el presidente interino Francisco Sagasti.

Viéndolo desde una perspectiva más optimista, se trataría de un perfeccionamiento del sistema que se implementó casi sobre la hora, cuando la indignación por el “vacunagate” era cosa de primeras planas y se dudaba de la capacidad de gestión de Sagasti y el gabinete Bermúdez para traer las dosis al Perú. El gobierno de transición logró que se agilizaran las negociaciones y dejó una base sobre la cual la nueva gestión tiene que empezar a trabajar incluso antes del 28 de julio para evitar los baches y el quiebre de un proceso cuyo eje es, sin duda, la persona humana.

Estamos seguros de que la próxima gestión también hará los ajustes respectivos para que la negociación pueda hacerse multilateralmente, involucrando a cada vez más actores que puedan, sin ningún otro afán que el servicio y garantizando la gratuidad de la dosis, contribuir con el esfuerzo titánico del Estado en esta hora. Opiniones sobre lo que se debe hacer, hay muchas.

El Tiempo ha sostenido en varias ocasiones que la salud es un derecho y ello quiere decir que la vacuna debe ser administrada únicamente por el Estado, garante de su gratuidad y acceso controlado, pero equitativo. Sin embargo, no somos los decisores finales y, en todo caso, se trata de adoptar un sistema que permita a las familias retornar nuevamente a la dinámica socioeconómica que ha quedado estancada por casi un año y medio. Esperamos pronto entregarles mejores noticias.

COMPARTIR     Twittear Compartir