Editorial: Ojo con esta nueva ‘ruptura’

Editorial: Ojo con esta nueva ‘ruptura’

El presidente Castillo y el secretario de Perú Libre, Vladimir Cerrón, han protagonizado una supuesta ruptura que, contra los pronósticos más optimistas, creemos que se trata de una puesta en escena de baja estofa.

La evidente ruptura no significará nada hasta que la bancada de Perú Libre no clarifique su posición apoyando a los grupos parlamentarios que buscan o promueven la vacancia.

Creemos que no se puede ser demasiado optimista ante este aparente divorcio político porque sus motivaciones parecen sospechosamente electorales: Perú Libre opta por la ruptura a pocos meses de las elecciones de octubre, y es evidente que la imagen presidencial hunde la de todos los candidatos del lápiz en el país. Incluso en el sur, donde las expectativas políticas del partido de gobierno parecen ser mejores, el descrédito de Castillo afecta a los postulantes de Perú Libre.

Si el partido de izquierda desea continuar con su proyecto, debe quitarse varios pesos de encima: Castillo es uno de ellos, ¿pero qué hay del propio Cerrón? El cálculo de los “lapicitos” falla cuando se supone que solo el mandatario es una figura prematuramente devaluada a los ojos de la nación.

¿Qué pasa con el presunto cerebro detrás de los “Dinámicos del Centro”? ¿Es un “ángel del pueblo”, como lo llamaba hace pocos años un diario de circulación nacional, o, por el contrario, es un enemigo de la paz pública, del desarrollo y del “derecho burgués” cuando éste no le es propicio?

Los analistas que ven en este quiebre de relaciones una oportunidad para que el Ejecutivo se libre de los cuadros cerronistas y toda esa tira de prontuariados que fungen de cuadros políticos, olvidan que el presidente tiene aparentes nexos de complicidad con varios de estos personajes y que, lamentablemente, los vínculos partidarios han sido reemplazados por lazos de corrupción, mucho más sólidos que la verborrea ideologizada de una secta de románticos trasnochados.

Tengamos claro, por último, que no es la primera vez que Cerrón y Castillo se distancian por cuestiones “de principios”, que más de una vez han producido estas cortinas de humo para desviar la atención de la prensa y la opinión pública. No olvidemos que hay personajes prófugos y huelgas que no se resuelven a pesar de las promesas del presidente.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:

COMPARTIR     Twittear Compartir