La táctica de negar y mentir

La táctica de negar y mentir

La expresión del presidente en su teatral caminata de ayer hacia la Fiscalía lo decía todo. Su mirada, según Twitter, expresión de esa soledad y temor que se siente “cuando traicionas al pueblo que te eligió”, contradecía su habitual brazo levantado en medio de un bosque de escudos y cascos policiales. El puño alzado, en lugar de reforzar su pretendida imagen de líder izquierdista, lo reducía a la de alguien cada vez más abrumado y sin salida.

Había tuiteado que asistiría a la Fiscalía de la Nación para aclarar las denuncias y acusaciones “en un acto de transparencia con el pueblo”, pero una vez más la prensa no pudo acercarse a él ni preguntarle sobre los cargos de cabecilla de una organización criminal y otros presuntos delitos, porque un contingente policial se encargó de evitarlo. Castillo también había anunciado que acudiría atendiendo a la citación del fiscal Pablo Sánchez “para dar la cara” y colaborar con la justicia, pero en la víspera su defensa sustentó un requerimiento para dejar sin efecto la investigación fiscal.

La táctica de engañar y mentir está presente en el profesor Castillo desde hace mucho. No solo prometió en campaña no promover la Asamblea Constituyente y meses después presentó ante el Congreso un proyecto de ley para un referendo al respecto; desde que empezaron a hacerse públicos las declaraciones de Karelim López y los audios sobre los “cien grandes”, su estrategia viene siendo relativizar todo y decir que se somete a las investigaciones, mientras tanto su abogado defensor petardea la investigación. El cliente dice estar de acuerdo en ser investigado y el abogado dice no estar de acuerdo.

No solo eso, hace algunos días, al hablar sobre el pago de los “cien grandes” a su exministro Juan Silva, en una “entrevista” sin preguntas incómodas en el canal del Estado, se limitó a decir que no sabe nada al respecto pero indicó que vendrán más audios. Es decir ¿sabe mucho más del tema, de lo que está en cuestión en la Fiscalía, pero cree que todo se arregla diciendo que desconoce o no recuerda?

La impresión de seguridad que intentó expresar ayer con sus ademanes y al decir que salió satisfecho del interrogatorio de la Fiscalía, donde negó ser cabecilla de una red criminal, no hacen más que demostrar su incapacidad para comunicar. Solo funciona con libreto. ¿Le servirá para salir bien librado de graves acusaciones de corrupción?

COMPARTIR     Twittear Compartir