Editorial: La necesidad de retornar a la persona

Editorial: La necesidad de retornar a la persona

El Estado debe tener cuidado con todo lo referente a la seguridad social. Este es quizá el último rezago del viejo Estado de Bienestar que se postuló como proyecto político desde la década del 50 como alternativa contra el radicalismo de ciertos sectores de la sociedad.

Sin embargo, en nuestros días, el seguro social puede ser calificado por sus usuarios como una inmensa maquinaria burocrática de expectativas incumplidas.

Si a esta sensación de incumplimiento -no digamos “de estafa”, que sonaría tremendista- sumamos lo que ocurre hoy en el hospital Jorge Reátegui, la situación, cuando menos, es preocupante. Que el encargado de la gerencia de Red Asistencial EsSalud Piura diga que la muerte de un paciente, en las actuales circunstancias y limitaciones de atención, será solo responsabilidad del médico de turno y no de la política del seguro social, es un gesto de Pilatos bastante elocuente de lo que ocurre en la administración pública en general, un hecho al cual parecemos habernos acostumbrado, pero que es un mal síntoma de la despreocupación del sistema por el destino del ciudadano, del individuo que ese mismo sistema debería proteger por ser su fundamento, su razón de ser funcional.

Es necesario democratizar el poder y las decisiones; el retorno del funcionario a su función de servicio y el redescubrimiento del valor de la persona en el marco de cualquier decisión política o administrativa es razón suficiente para ensayar un viraje en la forma como se conducen los destinos en el país. Desde esta tribuna contribuimos a ese ideal brindando información, pero la decisión es siempre un acto político.

COMPARTIR     Twittear Compartir