Editorial: Juegan con la salud de los piuranos

Editorial: Juegan con la salud de los piuranos

Si la lucha contra la pandemia es una guerra, los piuranos no estamos aprovechando la tregua que el enemigo nos da para recargar fuerzas y hacerlo retroceder. No obstante que el escudo protector que nos está permitiendo hasta ahora contener nuevas olas es la vacunación, el proceso sigue lento, aún no se recupera el ritmo que se había logrado hasta antes de la llegada del impresentable ministro Hernán Condori.

A pesar de la drástica caída registrada en la aplicación de inyecciones anticovid justo cuando más se necesita de estas, las autoridades de la región no están tocando las puertas del Ejecutivo para revertir la situación.

Nunca como ahora es necesario que los piuranos exijan al Minsa y al Gobierno central atender no solo a nuestros niños, sino agilizar la aplicación de la cuarta dosis a los adultos como ya se viene haciendo en Lima.

No solo eso, es preciso exigir que no se deje debilitado al sistema de salud piurano como se viene haciendo. Quienes desde Lima han decidido desmantelar las instalaciones en que se salvó muchas vidas como el Área Covid del hospital Cayetano Heredia, además de enviar a su casa a cientos de enfermeras, médicos generales y especialistas que estuvieron en primera línea, deben dar una explicación a la región. ¿Qué pasaría si ante el descuido de la vacunación y el relajamiento de medidas aparece una cuarta ola como en China?.

Tampoco se está aprovechando la tregua para retomar la atención de pacientes diabéticos, hipertensos, con cáncer, etc. quienes han venido siendo postergados desde el 2020, por la pandemia.

Se trata de asegurados de EsSalud o del SIS a quienes no se les puede seguir haciendo esperar ni un día más. La salud de muchos de ellos se ha agravado no solo por la traumática experiencia de vivir dos años evitando el contagio de la covid-19, sino haciendo hasta lo imposible para enfrentar sus enfermedades crónicas cubriendo en plena crisis ingentes costos por atenderse en clínicas o consultorios particulares, con tal de recibir un servicio que el Estado les negó. Los médicos del Minsa o EsSalud ya están vacunados.  No hay justificación para seguir haciendo esperar a los pacientes.


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir