Editorial: Dinero privado en campañas es un riesgo

Editorial: Dinero privado en campañas es un riesgo

Con su propuesta de someter a referendo el financiamiento privado de los partidos políticos y las campañas electorales, el jefe de Estado Martín Vizcarra ha puesto el dedo en la llaga, es decir en el riesgo que significa para la democracia y la transparencia, el que actualmente las contiendas electorales sean cubiertas prácticamente con dinero privado. Y es que el apoyo que reciben los partidos mediante la franja electoral resulta insignificante, comparado con las jugosas sumas invertidas en esta y las contiendas electorales de los últimos años.

Solo el alquiler de paneles luminosos, los elementos novedosos de esta campaña, cuesta en promedio 20 mil soles mensuales. Si a esto se le suma volantes, alquiler de locales partidarios, equipos de sonido, vehículos, combustible, avisos y monitoreo en redes sociales, pintado de paredes, baners, compra e impresión de polos, “regalos”, movilización de caravanas, publicidad en medios, etc. los gastos definitivamente exceden los ingresos de los candidatos. Ellos aseguran que no todo sale de sus bolsillos, pues reciben el apoyo de familiares, amigos y colaboradores que “desinteresadamente” costean parte de sus campañas.

Complica aún más el problema la polémica norma dada por este Congreso que avala a las organizaciones políticas para que no rindan cuentas de sus gastos ahora, sino después del proceso electoral. Esto incrementa el peligro de que el dinero ilegal o de dudosa procedencia ingrese a la política.

Si los partidos recibieran cierto financiamiento público directo, bajo condiciones y supervisión, el riesgo del ingreso de dinero sospechoso sería mucho menor.

COMPARTIR     Twittear Compartir