Editorial: El dengue y la estadística mentirosa

Editorial: El dengue y la estadística mentirosa

La estadística es una ciencia, pero para que sea exacta los datos que se le proveen deben ser certeros, de lo contrario siempre arrojará falacias. Las víctimas del dengue, en Piura, son nueve según las estadísticas oficiales.

Los médicos del hospital Santa Rosa, a donde van casi todos los enfermos sin seguro, señalan que la epidemia ya ha matado a más de un centenar.

Sean verdaderas o falsas las cifras, lo real, objetivo y tangible es que los hospitales están llenos de pacientes sospechosos de haber contraído la enfermedad, que cada día se reportan personas muertas que presentaron los síntomas y no se les llegó a practicar las pruebas respectivas. Cada piurano conoce a por lo menos cinco personas a las que les dio este mal, muchas de las cuales han ido a médicos particulares, clínicas o se automedicaron.

El problema con la estadística es que los que toman las decisiones miran cifras y para enviar los recursos deciden sobre la base de costo beneficio. Si no se muestra la realidad del problema, no se toma en serio la solución.

Sincerar las cifras, aunque duela, es una forma de reclamo. El país entero debe saber que los piuranos se están muriendo por falta de atención oportuna, porque no se está atacando al vector de la enfermedad, que se necesitan recursos para salvar vidas.

Escondiendo las cifras solo se va a agravar el problema. Piura está en emergencia sanitaria y necesita ayuda urgente para salvar la vida de los pobladores. Las decisiones se tuvieron que tomar al inicio de la temporada lluviosa, previendo que al virus solo se le pude derrotar con buena fumigación yabatización.

COMPARTIR     Twittear Compartir