Dime con quien te juntas…

Dime con quien te juntas…

Detrás de cada alianza partidaria hay siempre un interés que no necesariamente beneficia a los simpatizantes y partidarios de un movimiento; todo lo contrario, los afecta y en muchos casos solo se favorece el líder o cúpula del grupo partidario que “ofrece apoyar” la candidatura de tal o cual candidato a la segunda vuelta electoral.

El respaldo no es gratuito o vocación de servicio. Quienes llegan con el mensaje de apoyo, a veces terminan copando al movimiento anfitrión, generando disputas internas y ‘sembrando’ a personajes cuestionados a quienes la población no les ha dado el respaldo, como ocurre hoy con una de la agrupaciones que va a la segunda vuelta, cuyos militantes están renunciando y lanzando pronunciamientos acusando a su dirigencia de un supuesto negociado de las gerencias del Gobierno Regional.

El riesgo de estas alianzas es precisamente el compromiso que adquieren los líderes quienes, en pos de lograr influir sicológicamente en los electores, corren el riesgo de hipotecar -no tanto el plan de gobierno que llevan-, sino al mismo gobierno regional, pues tan pronto alcancen una victoria, los acomedidos y ‘apoyadores’ pasarán a cobrar y con intereses.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.