Día de la Marinera: La más emblemática danza del Perú

Día de la Marinera: La más emblemática danza del Perú

Hoy se celebra el Día Nacional de la Marinera, el baile más emblemático del Perú y su máximo embajador mundial.

Esta expresión cultural, surgida del mestizaje y poseedora de encanto, elegancia, seducción, alegría, vitalidad y energía como sus principales atributos, fue la primera danza en ser declarada Patrimonio Cultural de la Nación en 1986.

El Día Nacional de la Marinera se celebra cada 7 de octubre en conmemoración al nacimiento de uno de los mayores intérpretes de este baile: Augusto Áscuez Villanueva; y también como antesala del Día de la Marina de Guerra del Perú y de la inmolación de su máximo héroe Miguel Grau Seminario en el combate de Angamos, durante la Guerra del Pacífico.

La belleza de la marinera cautiva a todos los peruanos y también a extranjeros que alaban su encanto. El prestigio de este baile, que se ejecuta esencialmente en pareja, ha cruzado las fronteras de nuestro país para convertirse en el embajador de las danzas peruanas y participante indispensable de todas las actividades conmemorativas del aniversario patrio en el exterior, ferias turísticas internacionales y festivales donde el Perú es invitado de honor.

Orígenes

Los historiadores de la marinera coinciden en que esta danza tradicional tiene sus antecedentes en el siglo XVII y es producto del mestizaje cultural.

Una de sus raíces es el baile europeo llamado minué, que llegó con los españoles y que se manifestó durante la época virreinal. Se trataba de una danza que se ejecutaba en las celebraciones convocadas por las autoridades coloniales y en festividades de las familias aristocráticas y adineradas, sobre todo en las provincias de la costa.

Este baile fue observado con interés y asimilado por la servidumbre, conformada por mestizos, esclavos africanos e indígenas, quienes modificaron la reverencia y la cadencia que caracterizaban al minué, tanto en los pasos de baile como en la música, para generar su impronta con desplazamientos, ritmos y sonidos más alegres.

Esta nueva versión peruana del minué pasó a llamarse “fandango” y se hizo popular, encontrándose en el transcurso del siglo XVII con el Tondero, otro baile mestizo surgido en la costa norte peruana y caracterizado por sus movimientos más atrevidos en cuanto al asedio amoroso del varón a la mujer. A partir del maridaje de ambas danzas nació la “zamacueca”, baile en pareja pícaro y donde los danzantes varón y mujer están separados y usan un pañuelo en la mano.

A partir de estas danzas primigenias surgió una variante mestiza llamada “Resbalosa”, que también recibió influencia española, africana e indígena, la cual podría considerarse como la precursora de la actual marinera.

El nombre “Marinera” fue acuñado, en marzo de 1879, por el célebre escritor, compositor, periodista y político Abelardo Gamarra, que usaba el seudónimo de “El tunante” en sus artículos periodísticos. De esta manera le otorgó una identificación a esta danza que venía cosechando crecientes elogios y cultores en todo el Perú, más aún en un contexto como la Guerra del Pacífico que motivó un gran sentimiento patriótico y de defensa de las tradiciones y costumbres nacionales.

La primera marinera compuesta para ser cantada con acompañamiento de piano se creó en 1892 con el nombre de “La concheperla” cuya letra es de autoría de Abelardo Gamarra “El tunante” y la partitura musical pertenece a Rosa Mercedes Ayarza.

Patrimonio Cultural de la Nación

El 30 de enero de 1986, las formas coreográficas y musicales de la marinera en todas sus variantes regionales fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Nación por el entonces Instituto Nacional de Cultura del Perú (hoy Ministerio de Cultura), siendo esta la primera declaratoria de este orden otorgado por el Estado peruano.

En 2012, el Congreso de la República declaró celebrar el Día Nacional de la Marinera cada 7 de octubre, en conmemoración del día de nacimiento de Augusto Áscuez Villanueva (1892-1985), uno de los principales intérpretes de esta danza de bandera.

Marinera norteña

Es la que se danza en los departamentos de La Libertad, Lambayeque, Piura y Tumbes, siendo la más vistosa por sus movimientos ágiles, elegantes, libres, muy alegres y espontáneos, mostrando durante toda su ejecución un contrapunto amoroso en el cual la dama coquetea con picardía, astucia e inteligencia expresando su afectividad, mientras el varón galantea, acompaña y conquista a su pareja.

En la marinera norteña el hombre baila con zapatos, mientras que la mujer danza descalza. Con los ensayos y la práctica constante las plantas de los pies de las bailarinas se curten y endurecen y pueden bailar descalzas sobre suelos irregulares, pedregosos, muy ásperos y calientes cuando se baila de día a pleno sol, sin que esto afecte la calidad del baile.

Esto es algo muy apreciado por el público y para las bailarinas es motivo de gran orgullo, como lo indica el conocido refrán “mientras peor el suelo, mejor la bailarina”.

En lo referente a la vestimenta, las damas deben lucir vestidos típicos de los pueblos norteños a la usanza de como vestían a comienzos del siglo XIX, siempre bailando con los pies descalzos.

En los varones es muy conocido el típico traje del chalán, con poncho de telar y de hilo, acompañado de sombrero de paja de ala ancha. En algunos pueblos del norte se usa el terno de dril blanco de costura simple, característico de toda la costa norte peruana. En cuanto al calzado este debe ser negro y de vestir.

El acompañamiento musical de esta variante de la marinera es esencialmente con banda de músicos, aunque puede ser también cantada.

 

Vía Andina

 


Síguenos en nuestras redes sociales:

COMPARTIR     Twittear Compartir