Delincuencia de la migración venezolana

Delincuencia de la migración venezolana

Sentimientos encontrados ha causado en predios judiciales y ante la opinión pública la reciente publicación del Decreto de Urgencia Nro.018–2020, publicado en el Diario Oficial El Peruano, mediante el cual se optimizan los recursos y requisitos para que los internos e internas de nacionalidad extranjera cumplan su condena en un establecimiento penitenciario del exterior o sean enviados a su país.

En contraposición, el artículo 30 del Código Penal, que no ha sido modificado por ley expresa, establece que la pena restrictiva de la libertad es la de expulsión del país y se aplica a extranjeros después de cumplida la pena privativa de la libertad o la concesión de un beneficio penitenciario, quedando prohibido su reingreso. En el caso de expulsión por concesión de beneficio penitenciario, el Perú mantiene jurisdicción exclusiva sobre la condena impuesta.

Para nadie es una novedad, que dada la incesante migración venezolana diseminada a lo largo de nuestros país, esta también ha traído consigo aspectos positivos y negativos de su arribo al Perú.

Existe, una población venezolana que ha venido a trabajar, a superarse y cristalizar su proyecto de vida personal, familiar y profesional que en su país en estos momentos de crisis económica e institucional no pueden desarrollar y satisfacer sus principales necesidades prioritarias de vida.

Sin embargo, existe otro sector (que esperamos sea el minúsculo) compuesto por varones y mujeres que se han dedicado a la prostitución, al tráfico ilícito de drogas, al sicariato, a la extorsión, a la trata de personas, la explotación sexual, el robo agravado con consecuencia de muerte, a homicidios calificados y lavados de activos, etc. En resumen, puro crimen organizado.

Estas ilícitas conductas, indudablemente preocupan a las autoridades de turno y a la propia sociedad civil en su conjunto, toda vez que estamos afrontamos un grave problema de inseguridad ciudadana, frente a vista y paciencia de los principales responsables que poco o nada hacen para prevenir, acusar y eventualmente sancionar esta clase de crímenes altamente violentos.

Durante, todo este tiempo hemos apreciado que la criminalidad organizada se ha incrementado de manera insostenible y lo que es peor se les captura, se les procesa y condena a los delincuentes venezolanos o extranjero y la pena tienen que cumplirla en el Perú.


Escrito por: Edhín Campos Barranzuela
COMPARTIR     Twittear Compartir

Edhín Campos Barranzuela

Edhín Campos Barranzuela