De muros y murales

De muros y  murales

Manuel-Antonio-Rosas

Manuel Antonio Rosas
Estudio Rosas Abogados

Hay en el centro histórico de San Miguel de Piura numerosos muros de ladrillo, cemento, adobe etc. que son deplorables cercos en terrenos sin construir o en solares de viejas edificaciones que fueron  semi-demolidas por sus propietarios.

En términos generales estos paredones, cuando están en precarias condiciones como es en el caso de nuestra ciudad, contribuyen al deterioro del ornato público.

Tal es el caso de la fea pared, en el sitio donde estuvo el recordado Cine Piura (que luego se llamó Cine Sol), que está en plena plaza de Armas.

La empresa propietaria debería reemplazar esta pared por una estructura mural que esté acorde con la importancia de la principal plaza piurana.

En muchas ciudades del mundo esta clase de muros son engalanados con pinturas murales  ejecutados por jóvenes dibujantes y pintores  que con su imaginación creadora y buen gusto ejecutan verdaderas obras de arte.

Se pueden encontrar excelentes ejemplos en Praga o en Valparaíso, en Nueva York o en Bogotá, donde la pintura mural embellece la imagen urbana de estas  ciudades.

El caso de  México D.F. es emblemático: los grandes muralistas como Ribera, Siqueiros y Orozco, entre muchos otros, han dejado para la posteridad  monumentales  composiciones plásticas que son ahora detalles especiales del atractivo turístico de la gran capital azteca.

En Lima, hace poco, se originó una polémica en torno a la decisión del alcalde Luis Castañeda Lossio de borrar algunos murales del centro histórico. Decisión muy criticada especialmente por  personas cultas y periodistas.

Para mejorar la imagen de Piura tan venida a menos por el deterioro sufrido en las últimas décadas  las autoridades municipales y el Ministerio de Cultura bien podrían diseñar un plan de sustitución de aquellos  cercos indecentes por pinturas murales de buena factura y original diseño.

De esta manera será posible darle un toque de alegría y colorido a estos rincones del casco antiguo. Hay que tener  cuidando, eso sí,  de no afectar el paisaje urbano especialmente al lado de los pocos inmuebles monumentales que se conservan. 

COMPARTIR     Twittear Compartir