Consejeros en desacuerdo con la labor del gobernador Servando García

Consejeros en desacuerdo con la labor del gobernador Servando García

Tres representantes señalan que por su falta de liderazgo la región sigue siendo postergada.

Mientras el gobernador, Servando García, señala que su gestión ha sido exitosa y “tuvo que llegar él para hacer realidad las grandes obras”, los consejeros regionales le dicen que “lastimosamente no existen las herramientas legales justificables para poder vacar al peor gobernador de la historia de la región Piura”.

El consejero regional, José Morey, señala que este es el tercer año consecutivo en el cual el Gobierno Regional de Piura solo ejecuta el 58% de su presupuesto, “devolviendo muchos millones de soles por obras que no se hicieron este año. De haber existido (el mecanismo legal para una vacancia) yo habría sido uno de los primeros en apoyarlo”, dice.

Sin embargo, el gobernador aseguró ayer que ha gastado más de lo que se le asignó en primera instancia, durante el año 2021. Su presupuesto inicial fue de cerca de 500 millones de soles y, a lo largo del año, se le han hecho transferencias que superan los 800 millones. Bajo este concepto, García asegura que gastó más de lo que, al inicio se le presupuestó. Sin embargo, hay que señalar que de todo lo recibido solo ha invertido el 58%.

Por ello, el consejero Leonidas Flores, señala que se debe trabajar en una iniciativa legislativa que permita que a los gobernadores que no ejecutan más del 60% del presupuesto total se les pueda suspender, porque de lo contrario todas las regiones del país seguirán con obras paralizadas, proyectos inconclusos que solo perjudican a la población.

Manos atadas

Si bien es cierto que las funciones del Consejo Regional son las de fiscalizar la labor de los gobernadores, no tienen posibilidad de hacerle un juicio político como sucede con el Congreso de la República. No pueden llamar al mandatario regional a la instancia legislativa para que explique algunos actos, por lo tanto, su función se limita a indagar y luego presentar las denuncias para que vía administrativa o penal se investiguen. Estos procesos son largos y muchas veces concluyen cuando las autoridades ya no están en el cargo.

Lo desmienten

En audiencia pública, el gobernador dijo ayer que él gestionó las obras de reconstrucción mediante la modalidad de Gobierno a Gobierno, “esa es una gestión nuestra”.

Explicó que convenció al presidente de la República, de ese entonces (Martín Vizcarra) para que opte por esta modalidad. Al respecto, la directora ejecutiva de la Autoridad para la Reconstrucción Amalia Moreno, señala que desde que asumió el cargo ella propuso esta modalidad de ejecución y que nunca supo que el gobernador García la haya impulsado.

“El único gobernador con quien tratamos el tema fue con el de Lambayeque”, señaló.

Al referirse a este tema, el consejero Leonidas Flores señaló que, para el caso de los hospitales de Alta Complejidad que estaban diseñados para ejecutarse mediante la modalidad de Asociación Público Privada, fue el Consejo Regional, basado en un informe del Ministerio de Salud quien desechó la propuesta porque entre las empresas “proponentes”, estaba una que ha sido seriamente cuestionada por casos de corrupción.

Flores se refiere a Graña y Montero. Al sacar los hospitales de esta modalidad, se tomó contacto con la Autoridad para la Reconstrucción para que se incluyan en el presupuesto. Por ello el hospital de Sullana está en pleno proceso de construcción, no ocurre lo mismo con el hospital de Piura.

Obras abandonadas

Cuando García se refirió a los hospitales de Huarmaca, Ayabaca y Huancabamba y Los Algarrobos dijo que tienen problemas administrativos. El decano electo del Colegio Médico, Christian Requena señala que ha recibido una carta mediante la cual se les hace saber que las obras están paralizadas y los trabajos abandonados. Las empresas ya suspendieron los trabajos y, de no actuar pronto, las obras se convertirán en ‘elefantes blancos’. Desde su punto de vista, los problemas que estas tienen no permitiría que se reinicien en el 2022.

Ante esta situación, el consejero Morey sostiene que “la falta de gestión de un gobernador regional que no tienen liderazgou, sin horizonte claro y de sus funcionarios sin experiencia (muchos de ellos sus amigotes y ayayeros) posterga un año más las obras tan necesarias para la Región Piura”.

El año 2022 será el último de esta gestión y de las obras prometidas al inicio de la gestión muy pocas se estarían terminando.

Hay que destacar que algunas obras pequeñas como caminos vecinales, aulas, refacción del algunos centros de salud se han ejecutado, pero las obras de impacto, aún están pendientes.

 

Redacción El Tiempo
COMPARTIR     Twittear Compartir