Bares, casinos y discotecas ¿en riesgo de desaparecer?

Bares, casinos y discotecas ¿en riesgo de desaparecer?

El sector de restaurantes, hoteles y afines sigue muy golpeado en Piura y las nuevas disposiciones obligan a reinventarse a fin de mejorar sus economías.

El inicio de la cuarta fase de la reactivación económica se iniciaría el próximo mes, aunque ello dependerá en mayor medida de la responsabilidad de todos los peruanos. Así lo dio a conocer la titular del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), Rocío Barrios.

“Esperamos que se abra la fase 4 y apelamos a que quizá en octubre pueda ser un buen momento, pero aún no hay nada definido. Frente a la apertura de esta fase, contaremos con una gradualidad, pero esto tendrá que ser conforme a los resultados del sector salud. Debemos saber en qué zonas y regiones se iniciará”, declaró.

Cabe mencionar que entre las actividades pendientes de reactivación se encuentran los vuelos internacionales, gimnasios, cines, servicios, centros de esparcimiento, entre otras.

El país ya se encuentra en el último tramo de la fase 3 de la reactivación; mientras que para la etapa 4, programada para inicios de agosto, se determinó que lo más recomendable era esperar un poco más para activarla tras considerar los indicadores de la evolución de la pandemia.

Reinvención

Para el titular de la Asociación Piurana de Hoteles, Restaurantes y Afines, Oscar Soriano, el panorama es complicado para las actividades de esparcimiento, pues aglomeran a la población y va contra las actuales políticas del Estado. Con ello, consideró que la reinvención es la única opción viable de los negocios dedicados a la diversión.

“Vemos que las reuniones están prohibidas, los cumpleaños están prohibidos. Reabrir un bar o una discoteca es exactamente lo mismo. Pero lo que sí veo viable es reinventarse; si tienen la infraestructura, la cocina, que se convierta en restaurante, algunas discotecas ya se han reinventado. El que no lo haga seguro tendrá un bolsillo fuerte para aguantar”, afirmó.

Por otro lado, respecto a la afectación que están sufriendo los bares y discotecas de la región, Soriano estimó que sus pérdidas podrían alcanzar los 100 millones de soles en estos meses que llevan con las puertas cerradas.

“El sector de restaurantes, hoteles y afines sigue muy golpeado. No hay una visión muy alta de esperanza. Piura era una ciudad netamente corporativa y los viajes de negocios se han reducido; el sector playas está totalmente afectado. Podrían abrir los aeropuertos, pero mucha gente aún tiene miedo de viajar, por el contagio”, añadió.

Regular el aforo

Por su parte, el economista de la Universidad de Piura (UDEP), Guillermo Dulanto, aseveró que la reapertura de las actividades pendientes es oportuna y necesaria, pero que se debe regular el aforo, como se ha estado haciendo desde el inicio.

“Así como han abierto los restaurantes, los cines podrían abrir con ventilación especial. Me parece que la apertura de bares y discotecas es más complicada porque la misma esencia de estos es que la gente este aglomerada, pero en gimnasios se puede hacer con un 50% de aforo e igual en los cines. Y quizá ampliar el aforo de los restaurantes porque con un 40% no les alcanza”, opinó.

Además, resaltó que es necesario que se reactiven las actividades de esparcimiento, por la misma necesidad de la ciudadanía de distraerse y de combatir el estrés generado por la misma pandemia.

“Yo soy partidario de que ya se inicien estas actividades [de esparcimiento] pero guardando los protocolos. No solo por un tema económico, sino por el tema social, cultural, porque esta situación causa estrés. Las enfermedades por estrés están aumentando”, agregó.

Vuelo internacional

El presidente de la Cámara de Comercio de Piura, Javier Bereche, consideró que la prioridad del Estado deberá ser autorizar los vuelos internacionales, pues el control en los aeropuertos es más sencillo que si se opta por reabrir todas las fronteras.

“Hay que priorizar los vuelos internacionales. No todos nuestros destinos nacionales están abiertos, pero hay flujo económico de necesidad de salir y regresar por diversos motivos. Hay actividades que necesitan del flujo internacional: la actividad profesional, necesidades de salud, familiares. Hay gente que necesita movilizarse para continuar con sus actividades económicas”, señaló.

A su parecer, es cuestión de incorporar nuevos protocolos -como tomas del test antes del viaje-, de seleccionar a qué paises se les dará ingreso o hacia qué destinos se permitirá salir a los peruanos.

“Compras un boleto de avión, te haces una prueba rápida para entrar o salir del país y ya estamos. Eso es mucho más sencillo que tener los aeropuertos cerrados. Hay maneras de poder superarlo. Total, si pagas tanto por un vuelo internacional, puedes pagar por una prueba para descartar coronavirus. Además, el control es más sencillo que si se abren las fronteras”, subrayó Bereche.

Por otro lado, compartió la opinión con los demás analistas en que este momento no es el oportuno para reabrir los bares y discotecas, pues aglomeran gran cantidad de gente.

“Bares, discotecas, cines, gimmnasios, hay que ver. Los cines y gimnasios son cerrados, pero sí se puede llegar a tener espacios seguros; no es lo mismo que ir a una discoteca o a un bar. Hay que entender que estamos todavía en etapa de contagio, todavía no ha terminado. No estamos preparados aún”, expresó.

Por el contrario, el decano del Colegio de Economistas, Humberto Correa, consideró difícil que se pueda dar luz verde a los vuelos internacionales, por lo cual esta cuarta fase de reactivación debería enfocarse en el turismo interno.

“Hay que reactivar el turismo hacia las playas, por ejemplo. Creo que lo que más debe tener el énfasis es el turismo interno porque no se escuchan propuestas de turismo internacional y va a ser un poco difícil reactivarlo. Podrían programarse viajes para niños y jóvenes en el interior”, dijo.

COMPARTIR     Twittear Compartir