Banano: Productores se adecúan a los nuevos tiempos

Banano: Productores se adecúan a los nuevos tiempos

El banano es un producto bandera de la región Piura. La producción orgánica lo ha posicionado en el mercado mundial como un buen producto, pero los tiempos son difíciles. Ecuador está ofertando mucho banano y por lo tanto el precio se contrae.

El consumo disminuye por la guerra Rusia- Ucrania. A Todo ello, el precio de los fertilizantes y del transporte ha colocado a los productores en una situación difícil. Para superar este momento, las organizaciones ya empiezan a procesar la fruta de descarte para venderla con valor agregado.

Karlhos Quinde, de Cedepas Norte, quien viene realizando un importante trabajo con los productores de Sullana, señala que en este semestre empezarán a enviar puré de banano y IQF de banano. Está el proyecto también la producción de harina y hojuelas. Para ello se alquilarán las fábricas que dan estos servicios en la región. Ya existen pedidos, especialmente de Francia para estos productos. Todo esto es financiado por la Cooperación Suiza.

Con esta iniciativa se busca utiliza el banano de descarte, aquel que no va al mercado internacional por problemas de maduración, calibre o tamaño. El banano de descarte no es un producto malogrado.

Es aquel que, por diversas razones se cosecha tarde, y no resiste el viaje hasta Europa o Asia; también aquella fruta que no alcanza o excede el grosor o tamaño establecido para el mercado internacional.

Con este nuevo frente de productos procesados, los bananeros tendrán la posibilidad de seguir manteniendo sus cultivos, puesto que hoy por hoy, el banano está dejando de ser una opción rentable.

Los biofermentos

En el valle del Chira se viene trabajando en la producción de abonos foliares utilizando huevos, leche de cabra, pescado, melaza, chicha, estiércol y bacterias que son recogidas en las montañas de la región.

Toda esta mezcla da como resultado un fertilizante cuyo costo oscila entre los 2, 5 y 5 soles por litro. Un 90% más barato del que se compra en el mercado.

La aplicación de esta tecnología forma parte de la investigación y desarrollo de la cadena de banano orgánico que la conforman CLAC (Coordinadora Latinoamericana de Comercio Justo) el Clúster de Banano, el INIA y las organizaciones de pequeños productores.

Todos los ingredientes para esto productos se encuentran en la zona y se mezclan en contenedores de mil litros. El proceso de fermentación puede durar entre 30 y 60 días, pero al final se obtiene un abono altamente nutritivo con todos los requerimientos de la planta.

“Si se compra abonos comerciales, estos no son completos, por ejemplo, vienen como potasio, o nitrógeno, pero con los biofermentos se tiene el paquete completo, además de los micronutrientes”, señala Verástegui.

También se le puede agregar plantas insecticidas como neem y ajos con lo cual se enriquece más el producto que luego se aplica mediante pulverizaciones. Este trabajo ha permitido la instalación de seis parcelas demostrativas, dos biofábricas para la elaboración de los biofermentos y la capacitación y asistencia técnica, a 70 productores de las organizaciones de banano orgánico que forman parte del proyecto.

La aplicación de esta tecnología es importante a nivel de la cadena de banano orgánico, considerando que uno de los principales problemas es la baja productividad en las parcelas de los pequeños productores, siendo sus causas directas la utilización de un paquete tecnológico de abonamiento inadecuado e ineficiente, tiempos y técnicas de riego inadecuados, poca disponibilidad de agua, plagas y enfermedades que amenazan la vida de las plantaciones, y actualmente la amenaza del Fusarium R4T.


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir