¿Ayudan o son un lastre?

¿Ayudan o son un lastre?

En la administración pública hay reglas estrictas en cuanto a la designación de funcionarios de confianza, que desde hace una década son supervisadas por la Contraloría y, por tanto, deben cumplirse; pero, al parecer, en el Gobierno Regional de Piura, se menosprecian en un abierto desafío a la legalidad y la normatividad.

La Contraloría ya observó y recomendó el retiro de dichos funcionarios, sin embargo, por la sede regional hacen oídos sordos.

Lo que las autoridades regionales no entienden es que las instituciones se rigen por normas y reglamentos, ese es el fundamento de su funcionamiento.

Tampoco acaban de entender que los actos que ejecutan hoy esos funcionarios observados porque no están calificados, podrían declararse nulos.

En el peor de los casos, traer denuncias contra la institución. Es decir, quienes intentan desconocer hoy esas normas se olvidan que estos actos les abren un frente de conflicto legal para quien designa y para quienes asumen el cargo. Pero más allá de la legalidad, está el riesgo de que quienes ostentan el cargo no estén calificados con lo cual sus acciones en vez de ayudar al desarrollo de la región, la estanca.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.