Así no es

Así no es

La sorpresa llegó de golpe y no hay sorpresa que no llegue de esa manera. Aun tratándose de nosotros. Pues se dice del Perú que este, por naturaleza, es un país de gentes desconcertadas. Lo que tampoco es muy cierto, aunque la frase suene bonita.

Esa sorpresa llegó con los primeros resultados del proceso electoral del pasado domingo 26. Y ahora andamos como zombies y rascándonos la cabeza por saber o tratando de adivinar de cómo así ocurrió todo esto. La aparición repentina de un nuevo mapa político del Perú y con otros actores desplazando a los más viejos.

La verdad es que todo el mundo se ha quedado anonadado con lo visto. El regreso, a través del tiempo, de un partido político que se daba, no por muerto, pero sí casi acabado o exangüe y que fue dos veces gobierno: Acción Popular. Aunque la mayor sorpresa no iba a ser esa. Sino otra que vendría enseguida. Y hasta una tercera detrás de esta última. El país como que se detuvo paralizado por lo que estaba viendo y escuchando. Esa sorpresa mayor tuvo este nombre: Frepap. Y este símbolo: un pescadito.

Si ustedes miran hacia atrás recién ahora podrán darse cuentan de que casi nadie, durante esa corta campaña electoral que hubo, habló acomedidamente de ellos. De los candidatos del Frepap. No lo hizo ni la televisión, ni la radio ni la prensa escrita. Esos candidatos fueron, para decirlo en otras palabras, ninguneados y hasta mirados displicentemente. Estando allí. Y cuando asomaron, ¡mamita!

¿Que qué pasó? Pasó lo de siempre en este país. Creer que sólo forman parte del Perú oficial las instituciones de siempre. O aquellas otras que ya presentes no desafinen tanto con el perfil de las que hemos validado como tales en nuestro imaginario. Por su origen, el Frepap fue visto aquí como algo diferente. Y, en estos días, alguien ha dicho que es muy posible que, desde afuera, ya nos estén mirando como un país donde lo exótico, por el ascenso del Frepap a las ligas mayores de la política nacional, gane espacio hasta en este terreno.

Lo único cierto es que a ese desconcierto inicial de los peruanos por los resultados de la votación del domingo pasado le ha seguido ahora un embobamiento por la incertidumbre de lo que pueda venir después que se instale este nuevo Parlamento. Por sus posiciones, la presencia del Frepap en él, como la de UPP, la otra sorpresa de esta última contienda electoral, sólo augura tempestades.
Pregunta: ¿Por qué tan grita por el voto fujimorista de muchos piuranos?


Escrito por: Segundo Infante
COMPARTIR     Twittear Compartir

Segundo Infante

Segundo Infante

Periodista