Asesinos alteran escena de doble crimen en zona de la frontera

Asesinos alteran escena de doble crimen en zona de la frontera

Con el evidente propósito de ocultar pruebas y dificultar las investigaciones del doble crimen de un agricultor ayabaquino y su concubina, de nacionalidad ecuatoriana, los asesinos habría alterado la escena del delito, además de arrastrar los cadáveres desde el lado peruano hacia el otro lado de la frontera.

Así lo aseguran los moradores del sector Rosa Chiquita de la Comunidad Campesina de Lucarqui (Ayabaca), señalando que los cuerpos de Felipe Castillo Correa (58) y de Fanny Soto Torres (48) fueron arrastrados hasta quedar del otro lado de la frontera, del río Calvas.

Allí en el lado ecuatoriano, en el barrio Pasallal, en la parroquia (distrito) Sanguillín, que pertenece al cantón Calvas (Ecuador), cerca de la orilla del río del mismo nombre, fueron hallados los fallecidos, por la Policía.

Fueron arrastrados

Según el fiscal de Loja (Ecuador), Hugo Fernando Eras, a cargo del caso, a pesar que el cadáver de ella tiene dos disparos y el de él cuatro, no se halló charcos de sangre y las ropas de los fallecidos tenían signos de haber sido arrastrados.

Para la Dirección de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas y Secuestros de la Policía del vecino país, el móvil del doble asesinato sería pasional, pues desde hace cuatro años las víctimas tenían una relación extramatrimonial y concibieron una niña que ahora tiene dos años.

Datos

* La Fanny Soto deja en la orfandad a 9 hijos, cinco de ellos menores de edad.

* La pareja de occisos habría salido a pasear junto a la niña, producto de su relación, y fue encontrada cerca de las escena del crimen.

* En el lugar de los hechos se encontró un casquillo de bala, el cual será analizado por los peritos de criminalística.

COMPARTIR     Twittear Compartir