Aritmética: presencialidad solo llegará en el 2022

Aritmética: presencialidad solo llegará en el 2022

Ante las noticias de que no habrá vacunación plena en el 2021 el Minedu debe prepararse para cinco cosas:
1) Asegurar que a más tardar en febrero le lleguen a todos los niños los kits de libros y cuadernos de trabajo en físico que necesitarán para el trabajo virtual y/o radiotelevisivo que será total o parcialmente su realidad común en el 2021.

2) Mejorar notablemente las estrategias para aumentar la cantidad y calidad de conectividad de todos los espacios geográficos del país.

3) Capacitar a profesores para adquirir mayor solvencia en el mundo digital, audiovisual, y las especificidades emocionales, sociales, pedagógicas y neurocientíficas del trabajo escolar remoto.

4). Permitir a los colegios definir, una vez establecidos los protocolos de sanidad y seguridad, qué población puede ser atendida presencialmente, por turnos reducidos y grupos pequeños, entre aquellos cuyas familias estén dispuestos a asistir a las clases presenciales.

Nuevamente, en lugar de que el Minedu decida por todos, abrir el espacio para que cada uno decida. Después de todo, hay colegios que solo tienen primaria, otros solo secundaria, otros tienen ambos niveles, otros tienen también inicial, así como hay centros que solo tienen inicial. A su vez, las zonas de mayor o menor contagio son muy diversas y cambiantes en el año.

5) Dejar de torpedear a la educación privada y más bien convertirla en aliada para descongestionar las sobrepobladas coberturas estatales y mantener la opción de los padres a escoger el tipo de educación que prefieren para sus hijos, aún si eso implica pagar una pensión (aunque similar derecho deberían ir adquiriendo los usuarios de la educación pública, para lo cual la autonomía para innovar y proponer proyectos educativos adecuados a cada institución -con participación de padres, maestros y alumnos- serían una opción muy beneficiosa).

Nada de esto será posible si el Minedu sigue atado a las convenciones, tradiciones, rigideces curriculares, evaluativas y normativas del pasado. Tampoco será posible si la mirada de lo que los colegios son capaces de hacer está mediada por los anteojos del pesimismo, sospecha y presunción de incapacidad de los colegios para hacer las cosas bien.

Este nuevo Minedu debe producir normas inusualmente sensatas, flexibles, elásticas, que fomenten la adaptación escolar a realidades muy diversas, concediendo más autonomía a las escuelas y promoviendo intensamente la innovación que pueda ser difundida y beneficiar a toda la comunidad.


Escrito por: León Trahtemberg
COMPARTIR     Twittear Compartir

León Trahtemberg

León Trahtemberg

Educador y columnista de diversos medios de comunicación. Es miembro del Consejo Nacional de Educación desde el año 2002. Ha publicado 16 libros sobre Educación Peruana. Recibió las Palmas Magisteriales en grado de Amauta, máxima condecoración otorgada por el Ministerio de Educación del Perú (2001).