“Arañita” ataca y envenena pistas de Sullana

“Arañita” ataca y envenena pistas de Sullana

a14

Víctor Hugo Calle

Delincuentes disfrazados de mototaxistas se han convertido en una verdadera amenaza para los sullaneros y para las personas que visitan la segunda provincia más importante de la región.

Aunque la cifra de denuncias diarias es de dos a tres casos de robos cometidos bajo la modalidad conocida como “la arañita”, el vicepresidente de la Cámara de Comercio, Segundo Rugel, aseguró que la cifra negra es mucho más alta. Sin embargo, la gente no se atreve a denunciar porque considera que “es una pérdida de tiempo”.

“Las pérdidas son incalculables. Se ha sobredimensionado tanto el caso de ‘las arañitas’, que ahora la gente ya no quiere venir a Sullana y las ventas en los restaurantes u hoteles disminuyen. Los empresarios, prefieren movilizarse con sus propias unidades”, dijo Rugel.

Los falsos mototaxistas, según explicaron fuentes policiales, circulan por las diferentes arterias de la provincia, especialmente en los terminales terrestres, para embarcar a sus ocasionales víctimas. Luego, sus cómplices, que van en otro motokar, se suben al vehículo por las puertas laterales del mototaxi en marcha.

En algunos casos, los golpean para quitarles sus pertenencias y en otros, al poner resistencia, los secuestran por unos minutos y luego los abandonan en lugares desolados, como en la carretera que va a La Loma de Teodomiro, al costado del colegio Fe y Alegría, a espaldas del colegio Las Capullanas o en los asentamientos El Obrero, Buenos Aires o Villa La Paz.

Estos ladrones en mototaxis escogen a sus víctimas en las urbanizaciones Santa Rosa (a espaldas de las discotecas) y López Albújar (cerca al parque de la zona), por el barrio Buenos Aires (por el estadio “Campeones del 36”), la Av Champagnat (cerca de las discotecas) y en las inmediaciones de los terminales del barrio Leticia y los terminales a Lima. 

“En mi caso, tomé un motokar por el sector de las farmacias en la Av José de Lama. Luego, por la transversal Callao, cerca al estadio, el chofer dijo que su vehículo tenía un desperfecto mecánico y disminuyó la velocidad. De pronto, ya tenía a dos personas que me golpeaban para que le dé mis cosas”, comentó G.Z.S. (31).

“Me dejaron abandonado a espaldas del colegio ‘Salaverry’. Yo les dije que ‘ya había perdido’, pero igual siguieron golpeándome. Al final, me arrojaron dos soles para [tomar] el motokar”, agregó uno de los tantos sullaneros que ha sido víctima de los delincuentes “arañeros”.

SE INCREMENTAN CASOS

Según fuentes policiales de la Comisaría El Obrero y Sullana, tras la reubicación de los terminales terrestres a las afueras de la ciudad, “la arañita” se incrementó hasta en un 20%.

Dos días después de que entraran en funcionamientos los terminales, dos jóvenes estudiantes interpusieron sendas denuncias en la comisaría de Sullana. Ambos habían abordado motokars cerca a los terminales de la urbanización Santa Rosa.

Según indicaron, los mototaxistas los condujeron por el Canal Vía, pero al llegar a la calle Ricardo Palma del asentamiento El Obrero, subieron dos delincuentes que les pusieron a la fuerza una gorra para que no vean quiénes los atacaban.

Los días lunes y martes, otros tres jóvenes estudiantes llegaron hasta la misma comisaría para denunciar que fueron atacados a espaldas del colegio “Las Capullanas”. “Serían dos a tres bandas las que operarían por la zona de los terminales”, dijo la fuente policial.

“El problema radica en que la gente prefiere tomar los motokars informales que se estacionan por el grifo. Nosotros constantemente hemos hechos operativos y se ha exigido que los choferes que pertenezcan a alguna asociación vistan el chaleco que los distingue. Pero la gente, tal vez por el precio, prefiere viajar en mototaxis informales”, manifestó el capitán PNP Luis Cornejo, gerente de Seguridad Ciudadana de Sullana.

El exjefe policial anunció constantes operativos y la elaboración de una ordenanza que exija que la parte interior de estos transportes ligeros esté debidamente alumbrada.

PREVENCIÓN

Para el presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana, César Leigh Arias, la instalación de las cámaras de videovigilancia y la disminución de la informalidad de los mototaxistas ayudará en gran parte a disminuir los índices delictivos cometidos bajo la forma de “la arañita”.

“En otras ciudades, como Guayaquil, los taxis tienen un dispositivo para accionar en caso el usuario se sienta inseguro en el vehículo. Rápidamente se activa la central de alarma e inmediato se localiza gracias al GPS. Algo similar se podría plantear en Sullana”, recomendó Leigh Arias.

El jefe de la Policía de Tránsito de la PNP (Depoltranp) de Sullana, César Ordinola, también opinó que para combatir a “la arañita” se debe sancionar a los conductores de trimóviles que utilizan cobertores negros, calcomanías o utilizan parlantes que dificultan ver qué está pasando en el interior del vehículo.                       

COMPARTIR     Twittear Compartir