‘Aporte con ‘favor’ se paga

‘Aporte con ‘favor’ se paga

Podemos concluir que tras la lluvia de millones de dólares que recibió Keiko Fujimori -aunque jura que no lo sabía-, para la campaña del 2011, no eran los peruanos el fin último de su candidatura; todo lo contrario, los electores eran un medio de llegar al poder, para desde allí “pagar” los favores que había contraído.

Con lo que se sabe hoy, su candidatura, su plan de gobierno y hasta su cabeza estaba hipotecada a grupos de poder. FP tenía compromisos con las constructoras.

Odebrecht es solo una, falta el Club de la Construcción y otras empresas que se han “matriculado” con su aporte. Había asumido compromisos con la banca y la industria.

Credicorp es una de ellas; así como con grupos ideológicos y religiosos, entre ellos los evangélicos, a quienes -parece- les prometió bloquear corrientes, como la unión civil para personas del mismo sexo, el enfoque de género, el aborto terapéutico, entre otros pedidos más.

Así se manejan las candidaturas. Los pactos se hacen de acuerdo al “cliente” y aportante.

Se paga por adelantado y luego se cobra con altos intereses aun a costa de los ciudadanos a quienes nos ven como un medio para alcanzar el poder en beneficio de unos pocos.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.