Alegría, risas y nostalgia se comparte en el asilo para celebrar la importante fecha

Alegría, risas y nostalgia se comparte en el asilo para celebrar la importante fecha

a22

Unésimo Choquehuanca López disfrutó desde una silla el compartir que los miembros del Poder Judicial organizaron el viernes para celebrar el día del Padre en el Asilo de Ancianos. Tiene vendada la pierna izquierda por un  accidente que sufrió hace cuatro años y que le ha dejado un dolor que le impide caminar bien.

Como él, más de 80 personas mayores de 60 años se alojan en este centro de reposo. Algunos llegan solos, otros llegan porque sus familiares piensan que serán mejor atendidos en este lugar. Unésimo llegó hace cinco años desde Tumbes.

Son diez religiosas que pertenecen a la congregación de las Hermanitas de los ancianos desamparados quienes se encargan de atenderlos. “Es duro porque ellos están solos pero tratamos de animarlos todos los días con las visitas que llegan al asilo”, dice Sor Evangelina.

La jueza Carla Morante del Poder Judicial es quien está a cargo de esta visita anual. “Sabemos lo importante que es para ellos tener  un momento de alegría, que los escuchen y que jueguen con ellos”, manifestó.

No todos son padres y para algunos, sus familiares ya fallecieron pero aún así sienten la compañía de las hermanas que los cuidan y se ocupan de ellos.

“Solo queremos a alguien con quien conversar porque alguna vez fuimos padres, hermanos o hijos de alguien, pero nos olvidan y eso nos entristece”, dice Unésimo mientras una hermana le ayuda a caminar. 

COMPARTIR     Twittear Compartir