Alcaldes: gestores de cambios radicales

Alcaldes: gestores de cambios radicales

santiago-gomez-parienteSantiago Gómez – Editor

“La mayor obligación de un alcalde es saber cómo transformar a su ciudad y a su gente”. Así lo dijo Carlos Correa en febrero de este año, cuando fue elegido el mejor alcalde del mundo por la City Mayors Fundation. Su principal logro fue desarrollar un agresivo programa de alcantarillado en la ciudad colombiana de Montería. Al hacerlo dio a sus vecinos una infraestructura básica para vivir y los libró de enfermedades que, como las estaciones, se repetían año a año.

Otro alcalde de ligas mayores fue Iñaki Azkuna, un médico que lideró un cambio radical en Bilbao, España. La ciudad pasó de ser un cementerio industrial sumido en el desempleo, a ser una indiscutible urbe cultural con museos imponentes y servicios de primer nivel. Cuentan que los sábados, Azkuna paseaba por las obras municipales  para verificar él mismo si estaban bien o si faltaba algo.

Los casos de Montería y Bilbao tienen como patrón el cambio. Y la clave parece estar en manejar objetivos claros para atacar problemas igual de puntuales. Pienso en Piura: ¿Cuál es el principal problema de nuestra ciudad? Quizás si todos –alcalde incluido– nos ocupáramos en definirlo, podríamos impulsar ese cambio y superarlo.

COMPARTIR     Twittear Compartir