WhatsApp nueva arma antiescuela

WhatsApp nueva arma antiescuela

Como toda nueva aplicación tecnológica, WhatsApp puede ser un aliado o un perturbador crónico de la vida escolar, dependiendo de cómo lo utilicen los padres al compartir comentarios entre sus pares. Estos espacios de interacción colectiva con frecuencia se convierten en espacios para quejarse, denigrar profesores o compartir información sobre algún suceso escolar. Lamentablemente con dos componentes tóxicos: uno, descontextualizado. Es decir, lo que se relata con un breve mensaje o chateo colectivo suele ser un aspecto puntual, descontextualizado y sesgado sobre una situación, visto desde quien se queja. Dos, se dirigen a un grupo en el cual no hay nadie que pueda resolver el problema, que se encararía a plenitud con un interlocutor escolar que no está en ese grupo. Por ejemplo, el director o profesor aludido en la queja.

Lee más:  Alentar el pensamiento contra factual

De allí que los padres que tienen buena voluntad hacia el colegio, que entienden que lo que daña la reputación o confianza en el colegio afectará principalmente a sus propios hijos, debieran estar alertas de los efectos que trae el mal uso del whatsapp.

1). Se alimenta la rumorología, amplificando los malos entendidos y amplificación de los problemas sin solución. 2) Malas interpretaciones de lo que realmente ha ocurrido. 3) Se viola la privacidad de los niños al circular fotografías sin el consentimiento expreso de quienes aparecen en ellas. 4) Los padres se convierten en actores sobreprotectores de la vida de sus hijos porque día a día pretenden arreglarles el mundo o resolver por ellos sus problemas escolares lo que les transmite el mensaje de creerlos incapaces de enfrentar y resolver por sí solos sus problemas. Es como una versión digitalizada de pretender cargarles su mochila porque no creen que ellos puedan hacerlo solos.

Lee más:  Diez UGEL de la región adoptan medidas por acoso sexual a escolares

Sería bueno que los padres bien intencionados tomen nota de los efectos secundarios que puede generar su comunidad whatsapp para prevenirla desde que se gesta y decide a quién incluir, estableciendo una norma para el grupo que diga que no será un foro para dar eco a quejas personales sino para coordinaciones y sugerencias propositivas para una buena relación con el colegio o para facilitar comunicaciones masivas instantáneas (por ejemplo, citaciones para una asamblea, actividad o coordinaciones para evacuar en caso de desastre natural).


Escrito por: León Trahtemberg
COMPARTIR     Twittear Compartir

León Trahtemberg

León Trahtemberg

Educador y columnista de diversos medios de comunicación. Es miembro del Consejo Nacional de Educación desde el año 2002. Ha publicado 16 libros sobre Educación Peruana.Recibió las Palmas Magisteriales en grado de Amauta, máxima condecoración otorgada por el Ministerio de Educación del Perú (2001).