Violencia de género que preocupa

Violencia de género que preocupa

Eyvi Ágreda, la joven que fue quemada viva en un bus en Lima, murió el mismo día en que su victimario la roció con combustible y le prendió fuego.

Su muerte se ha convertido hoy en símbolo en contra de la violencia, un preocupante problema en el país que va dejando un reguero de muertes sin que las drásticas penas o la justicia puedan hacer algo por detenerlo.

Las cifras de abuso y violencia familiar y de género son escalofriantes. Según informe del INEI, el 65,4% de mujeres en el país han sufrido algún tipo de violencia, curiosamente, proveniente de sus propias parejas. Tanto en la zona rural como en la urbana, los índices de abuso superan el 60% en la población femenina.

El problema es que no se sabe cuántas Evyis más debe morir para que el Estado, las autoridades y las familias enfrenten el problema considerado de salud pública.

Desde el Estado, las sanciones deben ser drásticas y efectivas, sin dejar en libertad a los agresores como ocurrió en Sullana con el hijo de un abogado. Pero además, implementar medidas urgentes para atender la salud mental de los agresores. Y, desde la familia, reforzar la tolerancia, el respeto, desechando el machismo.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.