Viejos y nuevos problemas estructurales en Piura

Viejos y nuevos problemas estructurales en Piura

Hemos ingresado al mes de Octubre y vemos que la ciudad de San Miguel de Piura, capital de una de las regiones más ricas del Perú, permanece envuelta en una maraña de problemas y situaciones conflictivas que no le permiten avanzar hacia las metas que tanto las autoridades regionales y municipales prometieron en la última campaña electoral. Una buena parte son situaciones críticas que se vienen arrastrando desde hace varios años porque nunca fueron atendidos, a su tiempo, por las autoridades competentes y por eso se fueron agravando al punto de afectar seriamente la vida y el bienestar de la población. Ese es el caso del caos imperante en el tránsito vehicular, el recojo de la basura y la eliminación de letrinas en diversos sectores urbanos incluyendo el centro histórico.

Ese estado de abandono en que se encontraba la ciudad la expuso a experimentar problemas más graves provocados por el Fenómeno de El Niño Costero y el desborde del caudal del río Piura que el 27 de marzo ingresó violentamente hacia el corazón urbano. Estas contingencias si bien obedecen a fuerzas imprevistas de la naturaleza, de algún modo, se hubieran podido amortiguar si Piura hubiera tenido obras de drenaje y defensa construidas en los sitios críticos conocidos por que la incidencia se reitera en cada año lluvioso.

Lo que a la población le preocupa mucho es que las autoridades que tenemos no se movilizan para ir atendiendo poco a poco estas situaciones de gran riesgo porque no tienen planes de contingencia a la mano que sin tantos trámites administrativos previos les permita actuar.
La salud pública sigue en peligro no solo porque ya se advierten posibles focos del temido dengue sino porque las condiciones de desaseo permanecen iguales. Eso nos hace tener la dramática evidencia de carecer de funcionarios públicos que tengan y hagan sentir el “principio de autoridad” tan necesario para emprender obras públicas de emergencia.

No hay que hacer mucho esfuerzo para imaginarnos lo que sucederá en el verano que se avecina porque continuamos viviendo expuestos a diversos peligros. Piura merece otro trato por parte de quienes detentan la función pública.


Escrito por: Manuel Antonio Rosas C.
COMPARTIR     Twittear Compartir

Manuel Antonio Rosas C.

Manuel Antonio Rosas C.

Abogado y especialista de temas culturales. Es presidente del patronato de cultura de Piura.