El valle de San Lorenzo se cae a pedazos y con él la agricultura de Piura

El valle de San Lorenzo se cae a pedazos y con él la agricultura de Piura

La irrigación San Lorenzo acaba de cumplir 56 años de servicio y no hay muchos motivos para festejar. Los canales se caen a pedazos, el túnel Culqui necesita reparación urgente, El Niño Costero dañó la infraestructura de Chipillico, la zona de Malingas no recibe agua desde hace dos mes y la Junta de Usuarios debe más de diez millones de soles.

En 56 años San Lorenzo ha resistido el embate de cuatro eventos El Niño. 1972, 1983, 1998 y El Niño Costero del 2017. Cada uno ha dejado maltrecho al sistema. Y hay que tener en cuenta que en 1992 también se registraron daños por efecto de las lluvias. Las reparaciones, para mantener el sistema no han ido a la par con los daños. Solo ha habido una programación de parchado, ahora los agricultores ven cómo el sistema se desmorona.

Según el presidente de la Junta de Usuarios, Bruno Fossa, se necesita unos 600 millones de soles para dejar al sistema operativo y trabajar con seguridad. La institución que administra el riego no tiene recursos, los agricultores se oponen al incremento de la tarifa de agua y las malas administraciones han contraído deudas por más de diez millones.

La situación es tan grave, que como institución no pueden depositar dinero en el sistema financiero porque sería utilizado por los bancos para amortizar las deudas.

Sin agua

El canal Quiroz que lleva el agua desde el río del mismo nombre hacia el reservorio está destruido en varios tramos. Su reconstrucción es urgente. Si esta estructura colapsa no habrá agua para regar las 45 mil hectáreas del valle.

El túnel Culqui

De acuerdo a los estudios realizados, al interior del túnel la loza (piso) tiene forados que van desde 0,80 hasta 1,50 metros. La bóveda también está deteriorada. Su estado es crítico. Por aquí pasa el agua que va desde el río Quiroz hacia la quebrada Totoral para luego ingresar al reservorio. Según señala Fossa, la salida del túnel también está en mal estado. Hay que tener en cuenta que, nunca ha recibido una reparación a fondo. Reparar esta estructura costaría alrededor de 200 millones de soles. Este acueducto es el que más atención necesita.

Canal Tablazo

Este acueducto es el que más atención necesita. Está destruido en varios tramos. Antes de las lluvias de El Niño Costero ya tenía deficiencias  y ahora son mayores. Con mucho esfuerzo se ha logrado reponer el riego para la zona de Algarrobo y Somate, pero no es suficiente.  Se estima que los agricultores reciben el 50% del agua que necesitan. Este canal tiene filtraciones, lozas destruidas y si no se repara, dentro de poco será una estructura inservible. El Programa Sectorial de Riego (PSI) realiza reparaciones, pero no es suficiente.

Muerto pesado

En los últimos años la Junta de Usuarios, la institución que administra el agua para toda la colonización ha caído en manos de directivos que la han dejado en la ruina. Tiene 101 procesos judiciales y todos los va perdiendo, la poca maquinaria que ha adquirido está dañada o embargada y las deudas superan los diez millones de soles. Esta condición la hace inelegible para cualquier negociación crediticia.

En los años 90 logró sanearse y con ayuda del Banco Mundial y de la Cooperación Japonesa repotenció la casa de Válvulas, dándole seguridad al abastecimiento de agua. Hoy, la situación, según Fossa es catastrófica.   “Este enfermo está en cuidados intensivos”, dijo en una asamblea realizada la semana pasada. Las deudas son por pagos a trabajadores y por la adquisición de una planta empacadora de mango, que nunca funcionó. Además hay deudas a las AFP, Essalud,  entre otras.

COMPARTIR     Twittear Compartir