Trump da rienda suelta al Pentágono y la CIA

Trump da rienda suelta al Pentágono y la CIA

Donald Trump quiere que sus militares y espías se asemejen más a él. Fiel a su temperamento volcánico y su doctrina de mano dura, el presidente estadounidense promueve el fin de la cautela impuesta por Barack Obama. En sus primeros dos meses en el Despacho Oval, Trump ha dado al Pentágono más autoridad para llevar a cabo operaciones sin la necesidad de ser aprobadas antes por la Casa Blanca, y ha permitido que la CIA, junto al Ejército del aire, vuelva a participar en los ataques con drones contra objetivos terroristas.

El aparente fin de los días del llamado micro-management del equipo de Obama en la Casa Blanca es un alivio para el Pentágono, la CIA o el Departamento de Estado, que se desesperaban porque decisiones como el envío de helicópteros de Irak a Siria propiciaran extensos debates en el círculo íntimo del último presidente.

Pero el levantamiento de restricciones de Trump preocupa a grupos de derechos humanos e incluso inquieta a la propia comunidad de seguridad. Entender qué piensa realmente el republicano es la prioridad número uno de políticos y diplomáticos de todo el mundo. También de sus militares y espías dada la imprevisibilidad del magnate inmobiliario.

EE UU NIEGA HABER ATACADO UNA MEZQUITA EN SIRIA

El Pentágono negó el viernes que un ataque aéreo suyo hubiese alcanzado una mezquita en Siria y distribuyó una imagen que, sostiene, lo corrobora.

“La mezquita sigue en pie, relativamente intocada”, dijo el portavoz del Pentágono, Jeff Davis, que dijo que se atacó un edificio anexo en el que había militantes de Al Qaeda.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos aseguró antes que aviones internacionales habían atacado el jueves una mezquita en la provincia de Alepo, matando a 42 personas.

Como candidato electoral, Trump dijo saber más que los generales y humilló al padre de un soldado musulmán muerto en combate. Pero, como presidente, ha colocado a tres generales en su Gobierno y ha seguido el criterio del Pentágono en rechazar la tortura y apoyar la OTAN. También se ha deshecho en elogios al mundo castrense y ha promovido el mayor aumento del gasto militar en una década.

Antes de su investidura, el republicano equiparó a la comunidad de inteligencia con la Alemania nazi y criticó la acusación de que Rusia quiso ayudarlo en la campaña electoral con el robo de correos del Partido Demócrata. Pero su primer acto como mandatario fue visitar la sede de la CIA y decir que estaba al “1.000%” con la agencia.

COMPARTIR     Twittear Compartir