¿Por qué es tan difícil dejar de engordar?

¿Por qué es tan difícil dejar de engordar?

A la hora de contar calorías todo suma, desde un tomate hasta un helado. Pero un tomate grande aporta unas 40 calorías y una taza de helado, 270.

Si sabemos que conviene restringir las calorías para no engordar, ¿Por qué no lo hacemos?

Comida barata.

Se tiende a valorar las grandes porciones sin importar la calidad del alimento. Por eso parece no haber nada mejor que una montaña de comida barata, ya que mucha cantidad por poco dinero parece ser la mejor de las propuestas.

Porciones más grandes.

Hoy una hamburguesa es doble, “y con una gran porción de papas fritas”, sostiene Rene Ficek, una dietista y experta en nutrición de Seattle Sutton’s Healthy Eating.

Bombardeo de imágenes de comida.

Ficek advierte que en todas partes hay una publicidad la comida. Se bombardea constantemente a los consumidores con imágenes de platos tentadores, al alcance de la mano en todo momento.

Alimentación emocional.

En ocasiones convertimos a la comida en un “consuelo” en lugar de utilizarla para saciar el hambre y aportar nutrientes al organismo. Algunas personas comen para aliviar el estrés, combatir el aburrimiento o la tristeza que tienen.

No todo es irresistible.

Dave Pounder de la Universidad del Estado de Arizona opina que no todos los alimentos son irresistibles.

Nuestra debilidad.

Para Pounder, los restaurantes y fabricantes de alimentos ofrecen comidas irresistibles a las que es difícil dejar de lado.

COMPARTIR     Twittear Compartir