Según un estudio, las redes sociales son más adictivas que los cigarros y el alcohol

Según un estudio, las redes sociales son más adictivas que los cigarros y el alcohol

Desde hace 20 años cada vez están más presentes en nuestra vida. Han tenido una incidencia sin precedentes, llevando a algunos a pensar que sería imposible prescindir de ellas. Un estudio reciente reveló que son más adictivas que los cigarrillos y el alcohol, y que tienen un profundo impacto en nuestra salud, principalmente la mental.

Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, Youtube: las redes sociales han revolucionado la forma en que nos conectamos unos con otros; tanto que han generado trastornos de ansiedad y depresión en miles de jóvenes, convirtiéndose en una gran fuente de adicción.

El estudio “Status of mind”, de la Royal Society of Public Health (RSPH), revela que a pesar de que estas plataformas presentan grandes oportunidades para innovar, aprender y ser creativo, hacen perder el contacto con la realidad.

A principios de 2017, la RSPH realizó una encuesta a 1,479 usuarios de 14 a 24 años de edad, preguntándoles sobre las plataformas de redes sociales más populares. El objetivo de la encuesta fue descubrir qué impacto tenían en su salud y bienestar.

Entre los hallazgos, se señala que una de cada cuatro personas en todo el mundo utilizan alguna red social: plataformas que son más adictivas que los cigarrillos y el alcohol. El estudio arroja que 91% de los jóvenes de 16 a 24 años usa internet exclusivamente para navegar por las redes sociales, y el uso de éstas está vinculado a mayores tasas de ansiedad, depresión, y falta de sueño. Ese período de la vida es crucial para el desarrollo emocional y psicosocial de la persona.

A mediados de la década del 2000, las redes sociales se hicieron masivas, y revolucionaron la forma en que los seres humanos nos comunicamos y compartimos información. Las tasas de ansiedad y depresión en los jóvenes han aumentado 70% en los últimos 25 años. A su vez, el acoso cibernético es un problema que crece exponencialmente: siete de cada 10 jóvenes han sido víctimas.

Además, uno de los problemas que flagela a los usuarios de las redes sociales es el “síndrome de comparación”, principalmente a los usuarios de Instagram, la “plataforma de la vanidad”. Instagram, una de las plataformas de redes sociales más populares, demostró tener el impacto más negativo en la salud mental de sus usuarios. Mientras que YouTube se consideró como la de impacto más positivo.

El estudio también concluye que las redes sociales son la causa de problemas como el “FOMO” (miedo a perderse de, por sus siglas en inglés), y no obstante, se presentan como un espacio para experimentar una vida social.

“Pero cuanto más se utilizan, más probable es que el síndrome de comparación se active en un individuo y los usuarios comiencen a crear vidas falsas e idealistas. Esto puede llevar a problemas de salud mental, como la ansiedad y la depresión, y los usuarios podrían desconectarse completamente debido a la incomodidad o la tristeza, y convertirse en asocial”, se lee en el estudio.

Vía Infobae

COMPARTIR     Twittear Compartir