Pronto es Navidad

Pronto es Navidad

En vísperas del primer domingo de Adviento quedó casi listo el nacimiento en la escuela. Todos queríamos tener ese detalle porque es el tiempo de purificación y preparación a la venida de Dios hecho hombre. Queríamos adelantarnos a los acontecimientos como buenos cristianos y buenos consultores en dirección.

Tener el alma bien preparada para poder decidir correctamente.

Deseábamos comenzar a caminar hacia Belén siguiendo la luz de Dios Niño. Trocha de alegría, de gratitud y de reflexión por tantas cosas buenas recibidas y del aprendizaje por las cosas menos buenas. En equipo nos planteábamos cómo hacer para que esta Navidad no sean una más de las tantas pasadas.

Lee más:  Diez cosas que hacer en Piura antes de morir

Nos trazamos el compromiso de compartir la alegría de Dios hecho hombre e iluminar los corazones de quienes nos rodean con una disposición total, sin mezquindades, porque las organizaciones son escuelas para seguir aprendiendo de uno mismo y de cómo desarrollamos –compartiendo lo mejor de nosotros- a los demás. Nuestro objetivo con Dios Niño, es esforzarnos a seguir haciendo bien las cosas, y buscando siempre el bien. “Corazones partidos yo no los quiero, si yo doy el mío, lo doy entero…”.

Tenemos muchas cosas por agradecer, y creemos que este es el mejor de los momentos; porque eso es la Navidad, tener a flor de piel ese sentimiento que nos hace grandes, el ser agradecido. Que alegría da ser agradecidos de lo que recibimos, no como exigencias que nos merecemos, sino como presentes que nos llegan por la generosidad de los demás. Viviendo así, valoraremos más lo que los demás y Dios hacen por nosotros. Además, nuestra actitud será de más armonía y de menos lamento.

Lee más:  Municipalidad alista operativos de nuevo anillo vial con 20 inspectores

Entender la entrega de Dios en el pesebre nos dice que la grandeza de las personas no se mide por lo material que posee, sino por la humildad de su alma y como dice el papa Francisco, la humildad sin humillación no es humildad. La Navidad nos ayuda a ser humildes, agradecidos, alegres, trabajadores, audaces y muy solidarios.
¡Feliz Navidad!


Escrito por: Manolo Carrasco Eléspuru
COMPARTIR     Twittear Compartir

Manolo Carrasco Eléspuru

Manolo Carrasco Eléspuru

Asesor, consultor en temas de Dirección General, Dirección Estratégica, Dirección y Gobierno de Personas, Comportamiento Organizacional, Negociación y manejo de conflictos y Marketing. Autor de artículos de Management en revistas especializadas.