Posverdad

Posverdad

La modernidad cada vez incorpora más palabras al RAE, tales como hacker, wifi, usb, y clic, y en diciembre incluyó “posverdad”: información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público.

Según José Antonio Llorente, “el panorama político y social en los próximos meses vendrá marcado por esta coyuntura en que lo racional pierde peso frente a lo emocional, y la voluntad de sostener creencias a pesar los hechos demuestran lo contrario”, y, lastimosamente, es lo que sucede en el Perú.

La posverdad representa un retorno al manejo de argumentos emocionales sin criterios de verificación (Goebbels: “Miente que algo queda”), potenciados en las anónimas redes sociales que han devastado al periodismo, y también por personajes que fungen de periodistas difundiendo verdades a medias o manifestando que se trata de supuestos, ante la complacencia de públicos ávidos de las emociones que produce el chisme.

Lee más:  Reflexiones para un nuevo periodismo

Ello es consecuencia de la pérdida de credibilidad de los medios tradicionales y la ausencia de referentes, fenómeno que se inició en la política y ha trascendido al espectáculo, la prensa, y hasta el mundo empresarial. ¿Referentes? Con lo sucedido, cada vez más escasos.

Dice Alberto Medrán que “la posverdad no es nueva y que antes llamábamos propaganda”. Diría “manipulación”, iniciada con la relatividad de la verdad y los valores (“yo tengo mi verdad”), como si hubiese una para cada persona. Coincido con Medrán en que “la mentira viaja a una velocidad pasmosa y la batalla debe librarse en el campo”, que “se precisa de una nueva cultura de la respuesta y las instituciones deben perder el miedo a relacionarse con los ciudadanos”.

Lee más:  Quince palabras en español que escriben mal hasta los mejores en ortografía

La recuperación de la credibilidad es el reto para la institucionalidad. En Piura, la UDEP, UNP y Colegio de Ingenieros han asumido el reto y están convirtiéndose en referentes. Tengámoslo claro: las instituciones las hacen las personas.


Escrito por: Carlos Ginocchio Celi
COMPARTIR     Twittear Compartir

Carlos Ginocchio Celi

Carlos Ginocchio Celi

Administrador de Empresas de la Universidad de Piura. Es gerente general de Agrobanco y tiene más de 35 años de experiencia en Gestión de Desarrollo.