Taxista desaparecido fue asesinado y arrojado al canal Biaggio Arbulú

Taxista desaparecido fue asesinado y arrojado al canal Biaggio Arbulú

Flotando en las aguas del canal “Chas”, caserío Casagrande, en el distrito de La Arena, fue encontrado el cuerpo del taxista Agustín Eduardo Ayala Correa (28), quien desde la noche del pasado sábado era intensamente buscado por sus familiares y amigos. Posteriormente, se probó que se trataba de un crimen pasional.

La dramática búsqueda del conductor concluyó cerca de las 8 a.m. de ayer, luego que agricultores y alumnos caminaban cerca del caserío Casagrande, a lo lejos divisaron el cuerpo de un desconocido flotando en las aguas del canal “Chas”, dando inmediato aviso a las autoridades locales.

Los asombrados pobladores al acercarse divisaron que el desconocido llevaba puesto un polo color amarillo con rayas negras por lo cual se contactaron con un pariente del desaparecido taxista radicado en La Unión, quien al llegar al alejado lugar comprobó que se trataba de Agustín Eduardo Ayala.

Lee más:  Abraham Abarca, un anciano de 83 años, desaparece del terminal Geshisa

A partir de ese instante, el canal “Chas” fue escenario de desgarradoras escenas de dolor por parte de parientes directos, amigos vecinos y compañeros de oficio de Agustín Eduardo Ayala Correa. La triste noticia rápidamente se propagó en Sechura, La Unión, Piura y Castilla, donde la víctima era muy conocida.

Acuchillado

Las primeras evidencias revelaban que se trataba de un asesinato. El cuerpo presenta un profundo corte en el rostro cerca del pómulo izquierdo, hematomas en el cuello y parte posterior de la cabeza. Es decir, Agustín Eduardo habría sido arrojado sin vida al canal Biaggio Arbulu con la intención de borrar huellas del homicidio.

Lee más:  Editorial: Autoridades, población y comerciantes

Pasada las 12 del mediodía, la fiscal Sara Yarleque dispuso la diligencia del levantamiento del cuerpo y traslado a la morgue de Piura para la necropsia de ley.

Cae el asesino

Allegados a los deudos revelaron que el taxista tenía problemas por el amorío que sostenía con una madre de tres hijos, quien se separó de su cónyuge por este motivo. La Policía con este indicio citó a Mario Mejía Mozambite (27) a la comisaría El Indio para que rinda su testimonial; sin embargo él lo negó todo.

Lo que no sabía el sospechoso era que Yudel del Milagro Ruiz Sánchez (29) el mismo sábado hizo entrega del teléfono celular de Agustín Eduardo Ayala. A partir de ese instante, la Policía puso en la mira a Mario Mejía, quien al día siguiente, al verse acorralado, confesó el crimen.

Lee más:  [Video] Bomberos luchan por más de 10 horas contra incendio en ferretería

 

Por: Marco Coello

COMPARTIR     Twittear Compartir