Ojo con las promesas de campaña

Ojo con las promesas de campaña

Por estos meses de campaña política en que los deseos parecen ser posible y alcanzables para los candidatos, habrá que tener mucho cuidado con una de sus ofertas electoreras: la de prometer a los electores de sectores populares, formalizar áreas de terreno calificadas por Indeci como de alto riesgo para vivienda, sin que para ello exista un sustento técnico, tan solo las ganas de “cosechar votos”.

En Castilla y Veintiséis de Octubre existen más de 50 posesiones informales, cuyos vecinos se niegan a abandonar e intentan, a toda costa, comprometer a los candidatos, sobre todo a quienes lideran las preferencias, para que en caso sean autoridad, legalicen estos predios, aunque hacerlo los condene a inundaciones u obstruyan el plan de desarrollo urbano.

Es por ello que el saneamiento y titulación de zonas de alto riesgo no deben considerarse como una promesa que satisfaga solo el interés de los beneficiarios, sino como una propuesta técnica en la que los especialistas argumenten y decidan si es factible habitar este tipo de zonas. Como experiencia tenemos Catacaos, El Chilcal, Ignacio Merino, la Quebrada de El Gallo y las zonas aledañas a la franja marginal del río Piura.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.