Habrá que hablar con el muerto…

Habrá que hablar con el muerto…

En vísperas de la segunda vuelta electoral, en junio del 2011, la esposa de Jaime Yoshiyama, ex secretario de Fuerza 2011, denunció que un grupo de desconocidos entró a su casa y se robó varias computadoras. Lo interesante de este robo es que en una de ellas iba información de las finanzas del grupo político de Keiko. Según investigaciones, no se forzaron puertas ni hubo testigos. El caso se archivó y las finanzas del partido, sobre todo el millón de dólares de Odebrecht, quedaron a salvo.

Hoy Jaime Yoshiyama nos vuelve a sorprender con otro intrigante cuento: la donación de 800 mil dólares del empresario millonario, Juan Rassmuss Echecopar. Parece que el ‘honorable’ descendiente de japonés nos ha vista la cara a los peruanos, porque según él, el dinero investigado por lavado de activo, provino del aporte desinteresado de Juan Rassmuss, pero por respecto a un compromiso de silencio, no dijo nada.

Lo anecdótico de este cuento es que el tal Juan Rassmuss Echecopar murió hace dos años y el fiscal Richard concepción no tiene el don para hablar con los muertos, ni la justicia debe ser tan inocente como para creerse el nuevo cuento de Yoshiyama.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.