Editorial: Urge rescatar el respeto y la tolerancia

Editorial: Urge rescatar el respeto y la tolerancia

Algo estamos haciendo mal los piuranos para que cada día veamos escenas violentas no solo dentro de las familias, sino en las calles: conductores que se cruzan en rojo o ensordecen con el claxon en cada embotellamiento; vecinos que inundan con basura, en horas inadecuadas, las vías urbanas recién rehabilitadas; cobradores peleándose con los pasajeros, entre otros líos.

Más reprochable aún es la violencia protagonizada ya no por los ciudadanos, sino por las autoridades encargadas de prevenirla. Este es el caso del suspendido alcalde de Castilla Luis Ramírez y la autoridad encargada Roberth Sánchez, quienes el último miércoles, en lugar de consensuar sobre a quién le toca gobernar legítimamente, se enfrascaron en una trifulca con intercambio de insultos en una vergonzosa disputa por el sillón municipal.

Uno de los peligros de estas malas prácticas es dar a la población un mensaje equivocado, de que todo -desde los derechos hasta los caprichos- se puede lograr a punta de gritos, empellones, codazos, insultos o bocinazos, aún si ello implica pisotear las normas.

Permitiremos que la ira se extienda e institucionalice como forma de relacionarnos entre personas? A casi dos meses del cambio de autoridades municipales y regionales, es oportuno rescatar la voluntad de cambio que caracteriza al piurano. Urge que tanto gobernantes como gobernados hagan de la cortesía, unión y solidaridad prácticas cotidianas, en el marco del respeto a las normas y a las instituciones. Sin olvidar que el respeto, diálogo, tolereancia y acuerdos son indispensables para entendernos y salir adelante.

COMPARTIR     Twittear Compartir