Titanes del Pacífico: La Insurrección

Titanes del Pacífico: La Insurrección
Titanes del Pacífico: La Insurrección

Información de la película

Cuando estrenó en 2013, Titanes del Pacífico era –y sigue siendo–, la película más cara que ha filmado Guillermo del Toro. Mientras El laberinto del Fauno, Cronos y La forma del agua han sido sus proyectos más íntimos, Pacific Rim era el proyecto más personal del niño de 10 años llamado Guillermo del Toro.

Con una recaudación de poco más de $35 millones de dólares en Estados Unidos en su primer fin de semana, la película tuvo que remar a contracorriente para recuperar su inversión. Al final, y gracias en gran medida a Corea del Sur y China, el proyecto obtuvo buenos números y Legendary (ahora vía Universal Pictures y ya no Warner como la anterior) decidió producir la secuela que llega este fin de semana a las pantallas: Titanes del Pacífico La insurrección.

En ésta entrega han pasado 10 años desde que la humanidad cerró el portal que trajo a los kaijus a nuestra dimensión. El mundo está adaptándose a una vida posguerra y Jake Pentecost (John Boyega) trata de alejarse de la sombra de su padre. “Yo no soy mi padre”, dice él constantemente y la película misma parece estar diciendo algo similar: “Yo no soy Titanes del Pacífico… pero llevo su sangre”. Y sí, al final Pacific Rim Uprising es la secuela de la cinta de 2013, pero es una segunda parte más rebelde, más desenfadada… y más genérica.

Uno de los aciertos de Titanes del Pacífico La insurrección es que las peleas entre robots y kaijus suceden a plena luz del día, algo que no tuvimos en la película de Del Toro. Aquí hay mucho más detalle en los colores de los mechas, aspecto que resalta su forma, pero se nota un diseño mucho más común, sin la imaginación que pudimos vislumbrar con Del Toro al frente. En aquella, el chino Crimson Typhoon y –especialmente– el ruso Cherno Alpha venían con todo ese espíritu del director mexicano. En esta segunda entrega los mechas y su diseño son relegados a robots genéricos que lucen increíble, pero que si los colocamos dentro de otra película, resultaría lo mismo.

Fuera de los kaijus, las amenazas más cercanas a las que se enfrentan nuestros protagonistas resultan en algunos casos clichés –un malévolo empresario que viste siempre de negro porque es bien malo– hasta un villano que no sólo provoca confusión sino hasta risas involuntarias.

John Boyega como el hijo de Stacker Pentecost (Idris Elba), cumple con el protagónico y entrega un par de buenos chistes, pero fuera de eso la construcción de su personaje se percibe floja, tratando de rellenar las casillas vacías del papel de “hijo que no quiere repetir los pasos de su padre”:

  1. Le molesta que hablen de su padre
  2. Se peleó con él antes de separarse
  3. A pesar de que en el mundo existen 8 mil millones de personas, él es el único que puede hacer lo mismo que su padre.

Y así como sucedió paulatinamente con la saga de Transformers y no nos dimos cuenta, ahora los protagonistas y salvadores de la humanidad son un grupo de niños adolescentes recién entrenados, comandados por una quinceañera experta en ingeniería mecha, con habilidades que ni siquiera las mujeres y hombres más preparados en la rama podrían superar.

 

Titanes del Pacífico La insurrección nos transporta al entrenamiento que existe entre los más pequeños futuros pilotos de mechas y cómo ellos son nuestra última esperanza contra monstruos, kaijus categoría 5 que costaron la vida a varios adultos entrenados en la cinta de Guillermo del Toro.

Quienes no encontraron un encanto en Titanes del Pacífico, será muy complicado que encuentren algo que les llame la atención en la película protagonizada por John Boyega y Scott Eastwood, mientras que para quienes amaron las secuencias de peleas entre robots gigantes y monstruos, La insurrección cumple con el cometido de entretener y ofrecer buenos golpes, pero al final nos deja la sensación de que no estamos ante nada más que un –muy bien producido– fan fiction de Pacific Rim.

  • Clasificación:
    Apta para todo público
  • Género:
    Ciencia Ficción.
  • Dirigido por:
    .
  • Escrito por:
    .
  • En los cines:
    Cineplanet Real Plaza, Cineplanet Plaza del Sol, UVK Plaza de la Luna, Cinemark Open Plaza
  • Taquilla:
    $239 900 000
  • Tiempo de
    ejecución:
    110
  • Estudio:
    Universal Pictures.

Críticas de cine

Nada especial

Titanes del Pacífico: La Insurrección es una sucesora leal del vertiginoso original, pero nada especial.

Lucy O'Brien
Games & Entertainment Editor

Respetable

Boyega ofrece una actuación realista y DeKnight regala espectáculo memorable, aunque la trama no se aleja demasiado de la fórmula original de choque y explosión. Pero el director merece los créditos por retener la carnicería total hasta el final. A diferencia de Michael Bay, de Transformers, muestra un mínimo de moderación.

James Mottram
Film journalist

Mounstruos y robots, nada más.

La secuela trae más monstruos y robots, pero no es ni siquiera divertida. Titanes del Pacífico: La Insurrección tiene cero atracción emocional. La partitura musical de Lorne Balfe (The Hurricane Heist) nos dice que algo emocionante sucede pero las imágenes reflejan lo contrario. No hay nada en juego aquí, sólo muchos robots y luego dinosaurios que se levantan del mar y colocan sus grandes pies sobre el pavimento que tiembla cuando la gente huye despavorida.