Bohemian Rhapsody

Bohemian Rhapsody
Bohemian Rhapsody

Información de la película

Son los años 70. El cantante Freddie Mercury, el guitarrista Brian May, el baterista Roger Taylor y el bajista John Deacon forman la banda británica de rock Queen. Sería en 1975 cuando su sencillo Bohemian Rhapsody les colocaría en un primer plano de la escena musical internacional.

El filme es una crónica del meteórico ascenso al Olimpo de la música de esta banda, a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, desde que Mercury se uniera a Brian May y Roger Taylor, hasta el macroconcierto Live Aid de 1985 en el estadio de Wembley, seis años antes de que Mercury muriera de forma prematura. Una celebración rotunda y sonora de Queen y de su extraordinario e inclasificable cantante.

Este biopic del célebre Freddie Mercury, cantante, compositor y fundador de la banda de rock Queen, está dirigido por Dexter Fletcher. El actor Rami Malek (Mr. Robot, Noche en el museo: El secreto del faraón) interpreta al líder y vocalista de la banda, mientras que Ben Hardy (X-Men: Apocalipsis) da vida a Roger Taylor, baterista del grupo Queen, Joseph Mazzello (La red social) al bajista John Deacon y Gwilym Lee (Jamestown) a Brian May, guitarrista principal.

Completan el reparto Aidan Gillen (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur) como John Reid, el representante de Queen entre 1975 y 1978, y Tom Hollander (Misión: Imposible – Nación secreta) como Jim Beach, el sustituto de Reid como manager del grupo. El filme también cuenta con los actores Mike Myers (Malditos bastardos), Aaron McCusker (The Astronaut Wives Club) y Lucy Boynton (Asesinato en el Orient Express).

  • Clasificación:
    Mayores de 13 años.
  • Género:
    Vida real, Musical, Drama.
  • Dirigido por:
    Bryan Singer.
  • Escrito por:
    Anthony McCarten.
  • En los cines:
    Cineplanet, Cinemark y UVK.
  • Taquilla:
    $141 703 510.
  • Tiempo de
    ejecución:
    134 minutos.
  • Estudio:
    20th Century Fox.

Críticas de cine

Un fantástico grandes éxitos de Queen

"Un auténtico homenaje de dos vibrantes y arrolladoras horas y cuarto con una factura visual tan impecable como su forma, con unas interpretaciones magníficas y una banda sonora impagable que, aunque cojea ligeramente en cuanto a contenido se refiere, nos brinda un fantástico grandes éxitos de Queen que peca de dejar en un segundo término sus "caras B" más oscuras y controvertidas".

Víctor López G.
Crítico de cine en Espinof

Nada más conmovedor

"Es la emoción que sube por la piel y acelera el corazón. Es el volumen con que se escuchan los clásicos interpretados en vivo por Queen. Es estar con ellos, es recordar y festejar con la y a la banda.

Lo que da Bohemian Rhapsody es una visión, más que una versión, pasteurizada, casi apta para todo público. Es una biopic de Freddie, pero también de Queen.

La película es también una historia de amor, de Freddie con distintas personas y con su público. Con su madre, con Mary -a quien escribe y dedica Love of My Life-, con Paul Prenter, manager, amante y luego traidor de Freddie, y con Jim.

ohemian Rhapsody festeja a Queen. Es un filme para fans, y para quienes quieran saber algo de lo que fue y significó la banda. Para disfrutar en buena compañía saboreando un Biznike o caramelos Mogul".

Pablo O. Scholz
Crítico de cine en Clarín

Los diálogos y las interpretaciones son una joya

"La película es una celebración de la música y la vida y, claro está, recala en especial en la figura de Freddie Mercury, aunque su halo no eclipsa a sus compañeros nunca. Esto es fundamental porque, aunque es indiscutible que el trabajo interpretativo de Rami Malek es fabuloso, no es menos cierto que Ben Hardy, Gwilym Lee y Joseph Mazzello no podrían interpretar mejor a Roger Taylor, Brian May y John Deacon. Matrícula de honor para todos ellos.

Bohemian Rhapsody es una película elegante e inteligente que presupone, además, que el espectador también está dotado de materia gris, así que evita en todo momento mostrarnos a Malek manteniendo relaciones sexuales, consumiendo drogas o en estado de descomposición y ni falta que hace, porque el mensaje nos llega alto y claro y no por ello el drama humano del protagonista pierde fuerza".