Pareja le hizo creer a su hijo de 13 años que iba a morir de cáncer

Pareja le hizo creer a su hijo de 13 años que iba a morir de cáncer

Una pareja de Fort Walton Beach, Florida, fue arrestada por presuntamente perpetrar un fraude en el cual fingieron el diagnóstico de cáncer terminal de su hijo de 13 años con el fin de recolectar donaciones. Sin embargo, el engaño no solo se dirigió a los donantes: los sospechosos llegaron al extremo de decirle a su hijo que iba a morir a consecuencia de su ‘enfermedad’.

El Departamento del Sheriff del condado de Okaloosa (OCSO), la dependencia que encabeza la investigación, indica que Ginny Irovando de 34 años y su esposo, Robert Edward Long de 47, fueron arrestados el 1 de febrero y enfrentan nueve cargos criminales por fraude y un delito por abuso infantil.

Los esposos, según detalla el comunicado de prensa emitido por las autoridades, les dijeron a sus amistades que su hijo había sido diagnosticado con cáncer cerebral terminal y necesitaban fondos para cubrir los gastos médicos.

Aunque la dependencia no precisó cuánto dinero lograron recolectar Irovando y Long, sus esfuerzos ilícitos fueron descritos como “exitosos”. La investigación comenzó en noviembre de 2017 luego de que los detectives del OCSO fueron alertados del posible fraude por funcionaros del plantel escolar donde acudía el menor.

Empleados de la escuela llegaron a sospechar que Irovando y Long estaban “explotando a la víctima para obtener ganancias financieras diciendo falsamente que estaba muriendo de cáncer cerebral”, señala el informe del Sherrif.

A través de sus indagaciones los agentes del orden descubrieron que los padres crearon una campaña de recolección de fondos a través del sitio web GoFundMe, organizaron en evento para vender camisas en la escuela del adolescente y compartían mensajes de sus esfuerzos en las redes sociales.

Este pasado 28 de diciembre Irovando publicó una foto de su hijo en su cuenta de Facebook proclamando que “era un milagro” que el menor seguía vivo tres días después de Navidad. El mensaje incluía una foto del menor donde parecía estar en buen estado de salud, de acuerdo con el OCSO.

Los investigadores indican que la pareja llevaba meses diciéndole a la gente que su hijo estaba al borde de la muerte.

El presunto fraude no solo impactó a las personas que donaron dinero o compraron camisas, dado que los padres aparentemente engañaron a su propio hijo, haciéndole creer que tenía los días de vida contados.

“El menor de 13 años ha pasado los últimos ocho meses creyendo que iba morir de cáncer cerebral”, expone el comunicado del OCSO. La víctima, cuya identidad no ha sido revelada, informó a los investigadores que su madre le dijo en mayo de 2017 que iba a fallecer de cáncer.

Esta información, añadió el adolescente, le provocaba “temor” y era un tema que prefería no abordar.

Al revisar los archivos médicos del menor, los investigadores pudieron confirmar que no existía ninguna evidencia de que sufría de cáncer.

COMPARTIR     Twittear Compartir