Parece que aquí no ha pasado nada…

Parece que aquí no ha pasado nada…

Pareciera que en Piura no hay ninguna emergencia; que todo aquí marcha de las mil maravillas, así que las obras de rehabilitación del alcantarillado, que mantiene cerradas las calles en la urbanización Miraflores y las pistas en varios puntos de la ciudad, se ejecutan con toda la calma del mundo.

Se trabaja con horarios de oficina; se respeta el feriado y todavía queda tiempo, a las empresas a cargo, de darles asueto a sus trabajadores.

A ellos parece importarles poco el martirio de los ciudadanos, el caos en el transporte y el polvo contaminado que respiran todo el día. Para los empresarios y para las autoridades responsables de dichas obras, no les interesa este vía crucis vecinal, porque muchos de los directivos cada fin de semana se regresan a Lima o a descansar a algún balneario piurano, fuera del tormento que significa caminar o circular por la ciudad.

De allí que muchas obras hayan paralizado este fin de semana; pero lo más indignante para los vecinos, cuyas quejas debemos acoger a diario, es que no se considere doble horario o el habilitar de emergencia las vías más conflictivas. En la capital trabajan hasta de noche, aquí –parece- no ha pasado nada.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.