No es posible evitar la postulación de personas con procesos judiciales en curso

No es posible evitar la postulación de personas con procesos judiciales en curso

“Todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario”, dice el artículo 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Bajo esa concepción, mientras no hay, una sentencia firme, todos las personas que tengan procesos judiciales abiertos pueden ser candidatos.

En estas elecciones varias personas con procesos abiertos postulan a cargos de elección popular. Sin embargo, según abogados consultados, nada se los impide porque no hay sentencias firmes.

Una sentencia firme es cuando todas las instancias se han pronunciado. Es el caso del alcalde de Pacaipampa, Juan Manuel Carhuapoma, que fue sentenciado a un año y seis meses de cárcel por malversación de fondos.

Estuvo prófugo. Sin embargo, su juicio ha vuelto a fojas cero y por lo tanto el Jurado Nacional de Elecciones le ha devuelto sus credenciales como alcalde. También es precandidato a la Municipalidad de Ayabaca.

Según la ley 30717, “no pueden postular las personas condenadas a pena privativa de la libertad, efectiva o suspendida, con sentencia consentida o ejecutoriada, por la comisión de delito doloso”.

Según una fuente del Jurado Nacional de Elecciones no es posible frenar la participación de personas que están cuestionadas y con procesos. Sin embargo, son los electores son quienes tienen el poder con sus votos en las urnas.

Datos

* Las personas que han sido condenadas por tráfico de drogas, terrorismo, violación sexual no pueden ser candidatas aunque hayan sido rehabilitadas.

* Las personas que por su condición de funcionarios públicos que han sido condenadas a pena privativa de la libertad por colusión o corrupción de funcionarios, no pueden ser candidatas, aunque hayan sido rehabilitadas.

COMPARTIR     Twittear Compartir